Película: Moana.

Estos días he visto la película de Disney, Moana.

Me ha llamado la atención el mensaje de la película: La transformación que ocurre en nosotros cuando nos roban el corazón y no podemos sentir compasión, empatía, ver belleza, disfrutar. Entonces vivimos nuestra vida como unos monstruos que destruyen todo a su paso, llenos de ira, movidos por los deseos de venganza, cada vez más metidos en el pozo sin fondo de la oscuridad. Cuanto más profundo caemos, más daño nos hacemos a nosotros mismos y a los demás.

Siempre digo que el cambio en el mundo no será político, sino un cambio en el corazón de las personas.

 

Resultado de imagen de moana corazon

 

Viendo la película, no pude evitar pensar si el mundo es como es porque alguien ha robado el corazón de la humanidad y desde ahí, solo es capaz de causar guerra, desigualdad, desolación.

Es como si fuéramos robots programados para producir, y arrasar a nuestro paso, todo lo que se ponga en nuestro camino.

Resultado de imagen de moana corazon

Aunque la película ahonda más, y nos recuerda que todos llevamos luz y oscuridad en nuestro interior. Nos revela lo difícil que es Caminar hacia la luz, cuando a uno le han robado su corazón, su capacidad de amar.

Conectar con el corazón, protegerlo de los ladrones de luz como nuestro mayor tesoro, elevar nuestra vibración, buscar una y otra vez el camino de vuelta a la luz es un trabajo que lleva toda una vida.

Sentir las emociones de luz, la compasión, la empatía, la dulzura, el cariño,  cuidar, proteger, y dejar ir, desconectar del odio, de la venganza, de la tristeza, de la ira.

Cada camino tiene un rostro. Ese rostro nos indica si nos alejamos de la paz, de la libertad, del silencio o caemos en la confrontación, en la mentira, en el engaño, en el ego.

Y, el último y más importante mensaje de la película es, que para dejar de ser monstruo de la oscuridad, uno ha de saberse enfermo, desconectado del corazón, y uno mismo, y nadie más puede hacerlo por nosotros, ha de decidir buscar su corazón, y sanarlo, y contemplar la vida desde ahí, con humildad. Nadie puede ayudar a a quien no quiere ser ayudado. Nadie puede vulnerar su libre albedrío de elegir entre luz y oscuridad.

Hablar con el corazón a quien tiene el corazón cerrado y solo ve a través de la programación de la mente es tarea inútil.

Con tristeza, veo que estamos en un punto de no retorno, donde todo se va complicando cada vez más.

Pues para vivir en un lugar de abundancia y prosperidad, la conciencia de la humanidad tendría que cambiar de polo hacia la luz y la paz.

 

Resultado de imagen de moana corazon

 

Tengo la esperanza, de que una vela enciende muchas velas, y que cuanto más personas elijan esta polaridad, más estaremos en el camino hacia una nueva realidad.

Mientras tanto, la oscuridad lo invade todo, el ámbito empresarial, el financiero, el judicial, el político.

 


 

Film: Moana.

These days I have seen the movie of Disney, Moana.

I resonate with the message of the film: the transformation that occurs in us when they take away our heart and we cannot feel compassion, empathy, see beauty, or enjoy. When this happens we live our life like a monster which destroys everything in its way, full of anger, driven by the desire for revenge, increasingly tucked into the bottomless pit of darkness. The deeper we fall, more damage we do to ourselves and to others.

I always say that the change in the world will not be political, but through a change in the heart of people.

 

Resultado de imagen de moana corazon

 

Watching the film, I couldn’t help but think if the world is as it is because someone has stolen the heart of mankind and from there it is only capable of causing war, inequality, or desolation.

It is as if we were robots programmed to produce and lay waste to our way, destroying everything that gets in our way.

Resultado de imagen de moana corazonAlthough the film delves more and reminds us we all have light and dark within ourselves, it reveals to us how difficult it is to walk towards the light, when our heart has been stolen and thus, our capacity to love ourselves and others.

Connect with our heart, protect it from the thieves of light as our greatest treasure, raise our vibration, and again and again find their way back to the light is a work that takes a lifetime.

Feel the emotions of light, compassion, empathy, tenderness, affection, care for, protect, and let go, disconnect of hatred, of revenge, of sadness, of anger.

Each path has a face. That face tells us if we move away from peace, from freedom, from silence falling right into confrontation, lies, deception, into the clutches of the ego.

And, the last and most important message of the film is that to stop being the dark monster, one has to acknowledge its disconnection from the heart, and no one but us can decide to search for the heart and heal it, and look at life from there, with humility. Nobody can help that who does not want to be helped. Nobody can violate our free will choice between light and darkness.

It is a useless task to speak from the heart to those who have it closed and live through the programming of the mind.

With sadness, I see that we are at a point of no return, where everything is complicated more and more.

As for living in a place of abundance and prosperity, the conscience of humanity would have to change pole towards that of light and peace.

 

Resultado de imagen de moana corazon

 

I have the hope that a candle lit lots of candles, and that as more people choose this polarity, more are on the way to a new reality.

Meanwhile, darkness invades everything, the business, financial, judicial, and political world.