Totalidad – Osho

Hoy quería hablar sobre lo que el maestro espiritual Osho, llamaba “La totalidad”.

Nadie es una isla, todos somos parte de un vasto continente. Existe una gran variedad entre nosotros, pero eso no nos hace que seamos seres separados. La variedad enriquece la vida: una parte de nosotros está en los Himalayas, una parte de nosotros está en las estrellas, una parte de nosotros está en las rosas. Una parte de nosotros está en las alas de los pájaros, una parte de nosotros está en el verde de los árboles. Estamos extendidos por todo.”

Cuenta Osho un cuento para ilustrar la totalidad. Un cuento de un místico sufí al que un rey visita.

El rey entrega al místico un regalo, unas tijeras de oro con diamantes engarzados, muy valiosas.

El místico las mira, y se las devuelve.

“Señor, muchas gracias, por el regalo, es muy hermoso, pero totalmente inútil para mí. Será mejor si me pudiera dar una aguja ordinaria. No necesito tijeras, una aguja bastará. Las tijeras sirven para cortar, las agujas para unir. Yo enseño a amar. Toda mi enseñanza se basa en el amor, en unir, en enseñar a la gente a estar en comunión.”

Escribo sobre la Totalidad, porque siendo la Motivación de escribir mi Blog,

No busco la guerra, o la venganza, sino la paz. Si pienso en mi genuina motivación a crear Por una maternidad protegida, me encuentro con el deseo de contribuir a un cambio de conciencia. Me encuentro, con un deseo de contribuir a crear una sociedad mejor, de contribuir a apaciguar el dolor humano, de evitar tanto derroche de recursos en batallas judiciales, de contribuir a la libertad, y a la dignidad, de contribuir a elevar lo femenino, el yin al nivel del yang, y con ello la espiritualidad, la creatividad, la serenidad, y desde la paz, contribuir con humildad, a que seamos seres humanos más completos.

Intento con mis palabras contribuir a crear esa red de sororidad que tanto necesitamos las mujeres del mundo. Inspirada en el sabio sufí del cuento, elijo la aguja para unirnos porque las tijeras nos separan.

Me gustaría que nos acompañáramos entre todas, las feministas de todos los colores del planeta, las madres protectoras, las activistas pro-derechos humanos, y que todas fuéramos capaces de abrazar el sentido de “La totalidad”,

“Existe una gran variedad entre nosotros, pero eso no nos hace que seamos seres separados. La variedad enriquece la vida.”