Temperamento español, ideología conservadora y violencia de género.

A cada uno nos toca un temperamento al nacer que no podemos cambiar, y cada temperamento ve la vida de forma diferente, irremediablemente, es como si miráramos al mundo desde una ventana con orientación distinta. El temperamento empapa nuestros comportamientos, nuestros intereses, nuestra ideología, nuestras motivaciones, el tipo de trabajo que nos aporta satisfacción y nuestras interacciones con los demás. Y, por tanto, nuestra opinión acerca de la violencia de género. Si yo por mi temperamento – naturaleza, veo la vida más desde el matrismo, y tú desde la tuya más desde el patrismo, no se puede remediar. Acercar posiciones, es sumamente complicado, por no decir imposible porque implica que todas las personas de un temperamento cambien su forma de enfocar la vida.

Cada sociedad está muy influida por su temperamento modal – más representado en la población que influye enormemente en el tipo de leyes que saldrán de su Parlamento, el tipo de partido al que se votará, el nivel de tolerancia frente a la corrupción, a la desigualdad, sus programas educativos, la forma en que traten a la infancia y a los ancianos, su ética, su flexibilidad, su apertura, o su crecimiento.

Los antiguos griegos ya hablaban de los cuatro temperamentos, que han ido cambiando de nombre con el paso del tiempo.

temp

Tieger & Barrow los representa con los dibujos que podéis ver a continuación. Los dibujos representan símbolos de las distintas formas de enfocar la vida, y nos ayudan a entender lo diferentes que son las sociedades según sea el temperamento de la mayoría de su población. Serán bien diferentes si están integradas, sobre todo, por leones, audaces, alegres, optimistas, para los que la vida es libertad orientados al presente, que si lo están por bueyes, melancólicos, para los que la vida es deber, esfuerzo, y responsabilidad orientados al pasado, que por águilas clarividentes, flemáticas, para las que la vida es adquirir conocimiento, ser competentes, orientados al futuro a lo que es posible o por entusiastas, para los que la vida es autenticidad, integridad, y auto-realización, delfines según el autor, también orientados al futuro y a las posibilidades.

Quizá PP y Ciudadanos, que representan a los votantes de ideología conservadora son partidos de temperamento buey, y Pablo Iglesias parece temperamento Águila.

Sin títuloLas águilas y los entusiastas son las menos representadas en el mundo occidental. Estos dos temperamentos visionarios, intelectuales, son incómodos al patriarcado por su talento para promover el cambio. En todas las revoluciones, se acaba con ellos porque no son sumisos y obedientes por naturaleza.

Históricamente vemos como Entusiastas como Gandhi, y  Martin Luther King,  suelen pagar con su vida  su visión de un mundo pacífico, más igualitario. Sus muertes, desgraciadamente, son  un ejemplo de la intolerancia social al cambio. En España, hay muy poquitos de este temperamento.

El temperamento del buey de Ezequiel, o Tradicionalista según el modelo de personalidad Myers Briggs, es el que más abunda en occidente, y en España.

Algunas de sus características son:

  • Su palabra clave es deber.
  • El animal que lo representa es el castor, siempre atareado y activo.
  • Las personas de este temperamento quieren, necesitan, buscan: Responsabilidad. Estabilidad. Pertenencia. Tradición. Autoridad. Seguridad.
  • Su sello es la responsabilidad y la lealtad.
  • Necesitan, buscan, lo que es práctico.
  • Lo que peor llevan es: la desorganización, que los demás no cumplan con sus responsabilidades y compromisos.
  • Ante la autoridad: Suelen seguir las normas y las instrucciones que vienen de figuras con autoridad sin cuestionarlas.
  • Su rol en el liderazgo es el estabilizador.
  • El comportamiento que adoptan bajo estrés: Quejarse e intentar controlar a los demás, diciéndoles lo que ha de hacerse y cómo.
  • La paradoja es que de tan responsables que son, llegan a ser irresponsables.
  • Su lenguaje es: Respetuoso. Convencional. Secuencial. Detallado. Cuantitativo.
  • Piensan en términos de: comparaciones.
  • Algunas de sus cualidades son: Decisivo. Perseverante. Paciente. Organizado. Puntual.
  • Sus puntos débiles son:
    o Tendencia a criticar versus felicitar/coach.
    o Apoyar burocracia.
    o Ignorar diferencias de personalidad.
    o Sobrecargarse.
    o Controlar en exceso.
    o Resistencia al cambio.
    o Respetar sobremanera la autoridad.
    o Rigidez.
    o Pesimismo.
    o Tomar decisiones prematuras con insuficiente información.

El modelo de personalidad Myers Briggs consta de 16 personalidades, cuatro por temperamento. Si rizamos más el rizo y vamos un paso más, hacia cúal es la personalidad más representada en España, del temperamento buey de Ezequiel, nos encontramos con el ESTJ – Extraverted Sensing Thinking Judging, que por su naturaleza es más próximo al patrismo, al ser tough-minded – poco sentimental.

Desde la perspectiva que me da el modelo veo que el temperamento buey y la personalidad ESTJ pueden explicar la dificultad en erradicar la violencia de género,

  • Los STJ son tough-minded, es decir poco sentimentales o duros, por tanto, poco sensibles a “las lágrimas” de los demás. Para este tipo de personalidad, resulta una asignatura pendiente, aprender a conectar con sus sentimientos, resultándoles bien difícil expresarlos y mucho menos entender los de los demás. No son empáticos por naturaleza, teniendo dificultad para ver cuando sus actos y sus palabras hacen daño a los demás. Prefieren manejar los temas de forma cerebral y evitan tratar los asuntos emocionales propios y ajenos. Pueden ser impacientes con la baja autoestima, la inseguridad y la impaciencia de los demás, siendo intolerantes con las necesidades de los demás. Prefieren que las cosas se realicen de forma racional, analítica y lógica y tienen la expectativa de que los demás harán lo mismo, resultándoles difícil entender que otras personalidades vivan su vida de acuerdo a su fuerte sistema de valores, sean amigables y empáticas, les guste hacer cosas por el bienestar de los demás, se esfuercen en conectar a unas personas con otras, les resulte difícil funcionar sin armonía, sientan las cosas intensamente, sean profundamente sensibles a sus emociones o hacia las de los demás, o necesiten libertad y flexibilidad.
  • Los STJ, se ven atraídos entre otras carreras profesionales por la de leyes y por cargos en las fuerzas del orden. Por tanto, es muy probable, que gran parte de los fiscales, policias y jueces sean de este perfil.
  • Los casos de Doña Ángela González y Doña María Salmerón son ejemplos de la paradoja de esta personalidad que de tan responsables que son, rozan la irresponsabilidad, al aplicar la ley de forma implacable a todos igual, sin cuestionar los estereotipos, y sin tener en consideración los criterios de los menores sean de la edad que sean.
  • Los ESTJs en su proceso de decisión tienen en cuenta datos (S), a los que aplican la lógica (T), y con frecuencia o se dejan fuera o no valoran suficientemente, la implicación de sus decisiones en las personas (F), (juicios de faltas a la madre, estrés de los menores, llanto y súplica de los menores, convicciones, opiniones de los menores, implicaciones de la decisión en su proceso vital, sufrimiento infantil, poner en riesgo la integridad física y emocional de los menores, etc) Asimismo, como consideran los sentimientos como un dato más en su proceso de decisión, no le dan la importancia que verdaderamente sería necesaria, para conseguir que la calidad, y dignidad de vida del menor, sea la mejor posible. También suelen dejar fuera, las interrelaciones de una decisión, y su impacto a futuro (N) (derroche de recursos judiciales del país, lentitud de los procesos, poner un régimen transitorio tres meses cuando un proceso judicial por modificación de medidas se extiende en el tiempo más de seis meses). Por otro lado, uno de los problemas en el proceso de decisión (J), es tomar decisiones apresuradamente, pudiendo faltar información clave, o desechar nueva información, que puede ser relevante, una vez que han tomado su decisión.
  • Siendo su personalidad definida por palabras como deber, rigidez, pesimismo responsabilidad, apoyar burocracia, estabilidad, llevar mal que los demás no cumplan con sus responsabilidades y compromisos, seguir las normas y las instrucciones que vienen de figuras con autoridad sin cuestionarlas, controlar a los demás, diciéndoles lo que ha de hacerse y cómo, ignorar las diferencias de personalidad, tomar decisiones prematuras con insuficiente información, resistencia al cambio… entiendo que haya sido preciso acudir a una autoridad más allá de la frontera española, la ONU, para que Doña Ángela, haya obtenido justicia, contra el Estado español.

Para más información sobre el modelo

El que cada temperamento, y personalidad, vean la vida de forma tan diferente explica por qué existen dos polos opuestos sobre la violencia de género, irreconciliables, me temo.

Por un lado, está la opinión que defienden las asociaciones de padres, partidos políticos conservadores, y la iglesia católica, partidarios de perpetuar el patriarcado, probablemente de temperamento buey.

  • La violencia de género es resultado de una relación entre iguales, fruto del deterioro de la relación, por tanto, la violencia de género hay que minimizarla, ocultarla.
  • Se apoyan en la existencia de denuncias falsas.
  • Imponen la custodia compartida.
  • Son partidarios de la psicología y educación patriarcal de la imposición,
  • Se basan en la ciega defensa del mito de Eva que las mujeres enfrentamos a los hijos con sus padres y por tanto, causamos SAP – Síndrome de alienación parental, siendo el padre la víctima,
  • Consideran que las mujeres sacamos provecho del divorcio, y para ello, manipulamos y mentimos en los juzgados para sacar tajada en la pensión alimenticia,
  • Consideran que la Ley Integral sobre la violencia de género, demoniza al varón, no incluye la presunción de inocencia del varón, y considera que las penas no son iguales para el mismo delito cuando las realiza el hombre.

Por otro lado, está la opinión feminista que considera que la violencia de género es consecuencia de la sociedad patriarcal y del capitalismo, y lejos de ser un conflicto entre iguales, emana de la relación de poder y control que se desarrolla en la intimidad del hogar, fruto de la desigualdad entre géneros, del motherhood penalty – penalización de la maternidad para la mujer o la no consideración de la maternidad y el cuidado de los hijos como un trabajo susceptible de ser remunerado, de tener paro, pensión de jubilación, indemnización, etc; de la discriminación en el mercado laboral, de la dependencia económica sobre el varón, que ejerce el yo pago mando. etc  Situación de desigualdad que se describe en este artículo ¿igualdad una cuestión de cuotas? Olaya Argüeso. Quizá ésta sea una perspectiva más afín al temperamento entusiasta.

La película Sufragistas, menciona que 1000 mujeres (probablemente de temperamento entusiasta) fueron encarceladas por defender el derecho femenino al voto. Sin embargo, en occidente, y por tanto, en España, en muchos aspectos, ni el voto, ni la incorporación de la mujer a las esfera pública ha liberado a la mujer, y por el contrario, cada vez hay más feminicidios en todo occidente, y el movimiento backlash machista a través de SAP está causando una involución de los derechos de la mujer en todo occidente. ¿Por qué? Quizá, porque las mujeres nos rebelamos cada vez más en todo el mundo al sometimiento patriarcal.

Si el temperamento modal español es de ideología conservadora, y además, en este grupo social está la población que por naturaleza perpetúa lo que hay, y para ellos, justicia es defender lo establecido, y además, tiene el poder económico y, por tanto, el poder de dirigir su dinero a mantener sus privilegios patriarcales frente a aquellos que defendemos el derecho de las mujeres y de la infancia,  no puedo evitar recordar la línea de pensamiento de Hanna Arendt y Eckhart Tolle:

“La mayor parte de la violencia que los humanos han infringido a sus semejantes no ha sido obra de criminales, ni de trastornados mentales, sino de ciudadanos normales y respetables al servicio del ego colectivo. Incluso se podría decir que en este planeta, normal, equivale a loco”

genocidio

Cuando la ley es injusta lo correcto es desobedecer, decía Gandhi.

¿Entonces qué?

Pues, desgraciadamente, para llegar a un nuevo mundo de igualdad, dignidad y respeto, necesario para acabar con la violencia de género, sería necesario que cada uno asumiera   la responsabilidad individual de conocerse a sí mismo, de sanar,  de saber dónde su naturaleza, y su crianza – nurture & nature, actúa como cómplice del genocidio. Y esto pasa por que la mayoría de la población  aprenda a conectar con sus sentimientos,  a expresarlos y sobre todo, a entender los de los demás. Les queda tomar mejores decisiones sobre la vida de mujeres y niños, incluyendo en su proceso de decisión las implicaciones sobre los demás, y a  futuro, no olvidarse de la visión global de la decisión y de las implicaciones que conlleva.

Porque, al fin y al cabo…la bondad es el símbolo de la salud mental.

Y, esto me da que es una gigantesca utopía.


Fuente:

MBTI – Coaching