Simbología de la versión de Maléfica de Angelina Jolie.

Me gustó mucho este remake de la película Maléfica, de Disney, que vi el fin de semana. En teoría, película para niños pero con un contenido simbólico subyacente imponente para adultos.

Es de esas películas que inquietan la mente y provocan reflexión.

Es de esas películas que llevan el mensaje de que detrás de la oscuridad, hay mucha pena, y que detrás de la pena encontramos, la traición, la injusticia, la tortura, o el desamor.

Resultado de imagen de malefica

 

Será que todo lo miro a través de las gafas violeta, y por eso veo, que la película lleva implícito que el mundo de los hombres, el mundo patriarcal, es oscuro, mentira y engaño, guerra, destrucción, envidia, escasez en lugar de abundancia, muerte en lugar de vida, esclavitud, desigualdad.

Supongo que como ésta es mi perspectiva del mundo patriarcal, las cuotas de mujeres en ese mundo, han dejado de importarme.

Mientras que el mundo de Maléfica, para mí, simboliza lo femenino, abundancia, paz y libertad, un mundo, íntimamente, ligado a la naturaleza. 

Y, es precisamente este tándem mujer – naturaleza, mágico y feliz ligado a la vida, que el mundo del hombre no puede controlar, y en consecuencia, no puede soportar y llevado por la envidia y el odio más ruin, intenta destruir, no sea que contagie al suyo de pena y miseria y pierda su poder. Es curiosamente la reproducción de la realidad patriarcal, de como el hombre intenta controlar el poder de la mujer, reduciéndola a un instrumento sexual y reproductor, mediante el uso de la violencia y el miedo.

Y, el mundo del hombre, se empeña en destruir el mundo de Maléfica, por envidia y temor a su abundancia.

También toca un tema muy importante la película y es la manera en que muchas mujeres acabamos atrapadas en relaciones de violencia patriarcal. A veces, caemos en las redes por naivete, otras por nuestra niña interior herida. Por ambas razones, no somos capaces de escuchar la voz de nuestra alma, avisándonos del peligro. El peligro que surge del hecho de que existe la crueldad y la maldad en el mundo patriarcal, y el ser humano, a veces, puede salir del infierno y a veces, no, convirtiéndose en un depredador que corta los lazos con el alma y cae al abismo donde es prácticamente, irrecuperable. Es por esta sutil diferencia, de no ver que al predador venir, que la violencia patriarcal corta las alas de todas las Maléficas del mundo, rompiendo su naturaleza y quebrando su luz.  La Maléfica de la película proyecta su bondad y generosidad en el enamorado, pensando que el amor que tiene es verdadero, y que ello será suficiente para aquel cuyas ansias de poder son infinitas, ladrón por naturaleza, y abre su reino cada vez que él regresa de sus largas ausencias sin preguntarse el por qué o sin pensar que, quizá, merece un amor mejor. Sobre todo, cuando aquel, nunca muestra deseo de cambio, o pesar o culpa.

La película logra expresar como el mundo de Maléfica, y el de todas las Maléficas del mundo, pierde su brillo, su color tras la traición. Como una, sin alas, se encoje, se esconde, se avergüenza de sí misma, se aísla de todos, no es capaz de disfrutar de aquello que antes le hacía feliz. En realidad, todo se cubre por un velo de sinsentido donde nada crece sino que todo poco a poco se va muriendo. Y, como, como es dentro es fuera, resulta que la inmensa pena, va cubriéndolo todo como un manto de nieve, las relaciones con otros, la belleza exterior, la capacidad de disfrutar. Y, finalmente, el mundo exterior se convierte en el reflejo de nuestro desierto emocional interior.

Y, es en este contexto donde nace y crece SAP. Cuando el varón, por miedo, ignorancia, envidia a la abundancia, libertad, espiritualidad del mundo femenino, usa los privilegios que le otorga el orden patriarcal, priva de las alas, ataca su reino, su mundo, para someterla y esclavizarla que nace Maléfica, y todas las Maléficas del mundo, llenas de ira por la tristeza de la traición. Y, en lugar de ver la esclavitud, la violencia y la crueldad, el orden patriarcal lo da la vuelta contra nosotras, y se inventa SAP – friendly parent. Cuando ha destruido, arrasado, arruinado, empeñecido nuestra vida, por la desigualdad, la represión, la sobre carga de responsabilidades, entonces lo da la vuelta, y lo llama manipular, perversión, enfermedad. Por eso escribí este artículo, porque me pareció que contenía una simbología bien poderosa. Me pareció una película bien feminista, que saca a la luz, porqué nos convertimos en Maléfica tarde o temprano, fruto del hacer patriarcal de guerra, intolerancia y esclavitud

Pero a pesar de todo, cabe la esperanza, como es natural en los finales felices de Disney, y en mi propia visión de un mundo pacífico y libre de seres humanos espirituales que bailan juntos bajo las estrellas.

Por las Maléficas del mundo fuertes, libres, alegres, compasivas, generosas, abundantes, que logran sanar el corazón herido, y salir de la oscuridad, volando hacia la luz que da el amor verdadero que es generoso, desinteresado, cálido, noble y puro.