Serie Supergirl

Mi hija y yo llevamos unos días enganchadas a la serie de TV Supergirl.

Resultado de imagen de supergirlMe gusta Supergirl, supongo que porque me alegran las historias de amistad, el apoyo entre seres de sea cual sea su raza, su planeta, y su origen.

O quizá porque tengo el sueño de una Tierra donde los seres que la habiten sean evolucionados, conectados a su chakra corazón, compasivos, bondadosos, tiernos, empáticos, intuitivos.

Me gusta Supergirl porque es dulce y valiente incluso temeraria, llena de la frescura, la fuerza y la ilusión de la juventud.

Salen muchas mujeres en la serie, con equilibrio yin-yang, su madre natural, la adoptiva, Lena Luthor, su hermana adoptiva y su enamorada, su jefa…

Mujeres fuertes, de grandes sentimientos, nobleza, fuerza física y de espíritu. Mujeres que sacan a la luz su vulnerabilidad, afectivas, tiernas, capaces, inteligentes.

Pero también salen hombres con el mismo equilibrio. Hombres lejos del prototipo del macho. Hombres tiernos, con sentido del humor, que expresan sus sentimientos, que trabajan en equipo, que no funcionan desde el ego masculino, que dan valor a la intimidad, la amistad, la verdad, el honor, la nobleza, la luz frente a la oscuridad.

Me gusta de Supergirl, como me gustaba del Clark Kent de Smallville su capacidad de no perder la integridad de su alma a pesar de la oscuridad, y también esa capacidad de lograr conectar con esa tenue luz de un corazón contaminado por la oscuridad, y traerlo a la luz.

Pasamos un rato bien agradable mi hija y yo viendo Supergirl, sumergiéndonos en la ficción, soñando con un mundo de héroes y heroínas de luz.