Santos Ávila Ruiz – Laín García Calvo.

Haciendo una visita en Amazon buscando los libros de Laín García Calvo, me encontré con que era co-autor junto con Santos Ávila, de Registros Akáshicos, Doce herramientas para mejorar la calidad de vida y la autoestima.

Resultado de imagen de santos avila ruizHace ya muchos años que sé con certeza que no existen las casualidades, sino la sincronicidad, y que por ello, todo lo que nos ocurre son señales que nos guían en nuestra evolución.

De manera, que compré el libro.

Me gustó mucho el prólogo de Laín García Calvo. Siempre resueno con su mensaje. Nos  recuerda Laín que es en el mundo espiritual donde se crea todo. Utiliza el símbolo de la pantalla y el proyector. Cuando no nos gusta lo que vemos en la pantalla, intentamos cambiar la pantalla, pero una y otra vez, el proyector nos muestra la misma película. El proyector es la mente, la pantalla la vida. Para cambiar la vida hemos de cambiar la mente.

Santos escribe de una manera amena, con sentido del humor. Introduce al lector al mundo espiritual de una forma sencilla, cercana, como lo hace un buen amigo que quiere ayudarte. Me conecta bondad, energía limpia, luz, amor.

Su estilo es dulce, más yin que Laín, que tiene detrás su vida como deportista de élite con el imponente contacto con el esfuerzo, la disciplina, la superación, las metas…

Aunque su mensaje esté expresado de otra manera, usando otro  camino, es el mismo, el de las almas que están comprometidas con su propósito de vida. Velas que encienden más velas, que marcan el sendero de otras.

Lo primero que me llamó la atención fue el título del libro, la referencia a los registros Akáshicos, los archivos de toda la historia del Universo, como explica Santos en su  libro. Mi único conocimiento de estos registros fue una lectura que me hicieron hace algún tiempo, que me dejó impactada. Desde entonces, aprender más sobre ellos, aprender a abrir mis registros, es ciertamente, una asignatura pendiente. Me gusta mucho la síntesis que hace Santos en su libro para contar lo que son, y cómo nos pueden ayudar en nuestra evolución.

Y, me encanta cómo escribe, lo accesible que lo hace. Y, quizá porque yo también soy una buscadora de la verdad y leo mucho, soy capaz de ver todo el trabajo que hay detrás de su mensaje, de investigar, practicar, reflexionar, integrar, sintetizar, hacerlo accesible, compartir.

Santos es sin duda, un maestro de la palabra.

Nos ofrece también diferentes herramientas para trabajar nuestra energía, limpiar de energías negativas, llenar nuestra batería, para que cada uno elija la que más le guste, otras para amarte, calmarte…

Me llama la atención su referencia a que las carencias afectivas son el origen de todos nuestros problemas, porque precisamente ese es mi monólogo, el hambre de amor de la humanidad.

En fin,  decir que me he quedado con ganas de leer más libros suyos, y quizá de apuntarme a alguno de sus cursos.

Santos, gracias, gracias, gracias.