Santos Ávila Ruiz – Diosa Atenea.

Cuando leo los libros de Santos Ávila Ruiz, me invade una sensación de paz. Sus libros invitan a iniciar o a recordar que el camino hacia la luz es el propósito de la vida.

Resultado de imagen de santos avila ruizDejar atrás la guerra, el miedo.

No sentir miedo….

Elegir el amor, no el ego.

Una vez, hace ya, una eternidad yo inicié este viaje, pero me perdí. Me perdí por el ego, por el miedo, por la guerra. Me perdí en la tristeza, en la rabia, en la impotencia. Mi pequeña luz se apagó por el viento huracanado de la oscuridad, que reina en el corazón de los seres humanos. Busco volver a ese lugar donde se encuentra el amor, la paz, el silencio. Recuerdo su sabor. Recuerdo el color, el brillo de todo. Recuerdo la conexión mágica con la naturaleza.

Cuando leo a Santos, abro una puerta a esa lugar, donde la oscuridad no puede entrar. 

Santos, escribe en este libro sobre Atenea, embajadora de la paz. Me encanta como la describe. Quizá porque empecé a escribir este Blog viajando por el mismo camino, guerrera no con la espada y el escudo, sino desde desde la paz interior, la sabiduría, guiada por mi corazón.

Enfocarse en la luz…

¡Qué difícil cuando se pierde la esperanza, cuando te rodea la oscuridad!

La oscuridad, dice Atenea, no es real, cumple el objetivo de ayudarnos  a reconectar con nuestra luz.

Soltar miedos, resentimientos, culpas...

Supongo que por eso estoy tan, tan cansada. Llevo una pesada carga de toda esa oscuridad que me ha invadido. La carga de la baja vibración. Quisiera librarme del miedo y andar con una sonrisa permanente.

Sigo leyendo el libro. Las palabras de Santos resuenan en mi interior, con mi alma adormecida.

Equilibrar las energías femeninas y masculinas en nuestro interior…

Uno de mis monólogos, que escribo muchas veces en mi Blog, tiene que ver precisamente con este mensaje de Santos. Siempre hablo de la falta de maternaje, de amor ágape, del ser humano, del exceso de razón, de la desconexión con el corazón, de la crueldad y violencia que surgen desde allí.

Pero no lograba ver el camino a ese equilibrio, hasta que he leído a Santos.

Momento ¡ajá!:

Usar la energía masculina para sacar a la luz la oscuridad, y para cumplir con las necesidades femeninas. Entrar en acción. Acción guiada por el AMOR.

Escribe Santos, sobre la programación colectiva, la inconsciencia... Veo lo mismo. Yo lo llamo vivir con el piloto automático, metido en una círculo vicioso,  abrumado por las obligaciones, por la angustia, y el miedo, sin tener espacio para el silencio interior.

La receta de Santos… enfocarse en los pensamientos de luz, ser guardián de nuestra mente, estar atentos a lo que dejemos entrar en ella para no ser arrastrados por las programaciones que otros eligen…

Santos escribe que el resultado de cada cambio llevará al cambio del mundo, porque todos estamos conectados.  Suelo decir que el cambio del mundo a un lugar de paz y prosperidad, no será político, sino un cambio en el corazón de las personas.

Estoy de acuerdo, también, con Santos, en el papel de las mujeres en el destino de la humanidad. De ahí el nombre de mi Blog porunamatenidadprotegida. También veo que las mujeres debido al rol impuesto, a siglos de esclavitud y horror, hemos tenido que ocultar nuestro lado femenino para luchar, para defender nuestra dignidad. Y, nuestro lado femenino, es enormemente poderoso. En palabras de Santos capaz de

devolver al mundo y a la humanidad el amor, la paz y la armonía que disfrutaron en épocas muy lejanas.

 Una vez más, Santos, gracias por tu luz.