¿Quién eres?….Nadie.

Hoy me desperté pensando en la carta del Juego de la Transformación, de OSHO, Reconocimiento. 

Y, me he animado a escribir sobre la paz que he encontrado dejando ir el mandato social, de ser alguien.

Resultado de imagen de osho carta reconocimiento

Cuenta OSHO el relato, “El Maestro, el invitado y el jardinero”:

Estaba un jardinero trabajando su jardín, cuando se acerca un hombre, y le pregunta por el maestro.

El jardinero sonríe al extraño y le señala una puerta.

Cuando el buscador entra por la puerta… se encuentra al jardinero.

El hombre se enfada, le acusa de faltar al respeto al Maestro, de burlarse de él.

El jardinero le dice al buscador, que él es el maestro que busca.

El buscador no puede creerlo, se da la vuelta y se va.

 

 

Como dice OSHO,

El ego tiene hambre de reconocimiento.  Algunos logran alcanzar el sueño a través del poder, otros de la riqueza material, otros al ocupar un puesto de responsabilidad… Juguetes infantiles.

El nombre,  la respetabilidad, la fama… la muerte se lo va a llevar todo.

Los sabios permiten que todo caiga por sí mismo. Entonces, a la muerte no le queda nada que llevarse.

Existes como si no existieras.

Entonces… queda la experiencia del nirvana, la nada.

Ser nadie, la nada,  solo el silencio interior.

El puro silencio, sin hipocresía, sin ego, sin personalidad.

Ser alguien es ser muy pequeño.

Cuando más eres alguien, más pequeño eres, cuanto más dejas de ser alguien, más grande eres.

Sé absolutamente nadie y serás uno con la existencia misma.

 


 

Fuente: El Juego de la Transformación –  OSHO. Enseñanzas y parábolas para renovarse cada día.