Porunamaternidadprotegida en el año 2018.

Decidí crear el Blog para ayudar a otras mujeres en su experiencia de cautividad y violencia patriarcal, escribiendo sobre los obstáculos que me he ido encontrando en mi propio camino de salida. Mi motivación era mi dolor, mi ira, mi tristeza, mi impotencia y la de mis hijos. Y, estas emociones han ido saliendo de mi corazón al escribir sobre la experiencia vivida, al contar la historia.

Decir, que con una recopilación de estas entradas, me animé a publicar en Amazon mi primer libro durante este año. Un poco por reto personal, un poco para financiar mi Blog, otro porque no sé cuánto tiempo podré mantenerlo, y así poder seguir llegando a otros mujeres, y supongo, que otro por encontrar un camino que me permita en algún momento pagar mis propias facturas, y recuperar mi independencia tan empequeñecida durante mi cautividad.

En estos años de vida del Blog, poco a poco me he ido dando cuenta que luchar contra los poderes fácticos tiene poca efectividad. Las calles se llenan en las manifestaciones, y después no pasa nada. Está tan arraigado el modo de vida, de educación, de política, de economía que cambiarlo resulta una tarea prácticamente imposible.

Tanto es así, que desde el mes de mayo, no publico en mi muro de Facebook porque ello pasa por permitir publicidad y permitir la identificación facial, cuando escribo bajo pseudónimo por una buena razón. Ello ha afectado  notablemente la visibilidad del Blog. No importa, mientras pueda y mientras haya visitas hay mujeres que ayudo.

Hace mucho tiempo, que ya no resueno con el feminismo de la igualdad. La primera etapa de mi vida, fue mi etapa de feminista de la igualdad, cuando quería abrirme camino y estaba segura de que iba a ser así, y que mi independencia era cuestión de voluntad y determinación. Después poco a poco dejé de ser naive. Y, vi que no es lo mismo ser hombre que ser mujer, que hay filtros ocultos en todo el entramado que favorecen la subida del varón. Luego, que hay filtros sociales, que favorecen el proceso de acumulación de capital, que el primer mundo se construya sobre el tercero y cuarto. Y, que este último mayoritariamente, está integrado por la mujer. De ahí que éstas solo tengan derecho según las leyes al 1% del pastel. También que el mundo laboral y el arte de la guerra, de la mentira y el engaño no cuadra conmigo. Y, lo siguiente fue ser madre y la realización personal que me ha aportado y que nunca hubiera pensado en la primera etapa de mi vida, de feminista de la igualdad. Hoy, después de pasar el ecuador de la vida, además, pienso que el capital es incompatible con la vida. El ser humano se pasa la mayor parte de su vida ejercitando su cerebro racional. El sistema educativo le hace perder la conciencia y la vida. Y, a estas alturas del viaje, lo que me pide el alma es ir hacia dentro, sanación espiritual mía y de todos. Libertad, alegría, naturaleza, silencio. Es decir, que no quiero la igualdad, porque no somos iguales, y, además porque ellos son cautivos del patrón de masculinidad vigente, del proceso de acumulación, y de la exigencia del pago mayoritario de las facturas. Facturas muchas veces infladas por los poderes fácticos en el sistema económico vigente que aunque no queramos verlo es una sutil manera de esclavitud. No envidio los derechos de los hombres, pues.

Por otro lado, no se puede hablar de derechos de las mujeres, porque las ideologías son muy diferentes y lo que son derechos para unas, son quitar derechos para otras. En estos años del Blog, me he encontrado con muchas mujeres patriarcales, machistas. También, con mujeres feministas cuyo monólogo es más guarderías, cuotas, la representación femenina en el poder. Y, algunas veces los extremos se encuentran y me resulta difícil ver la diferencia. Entre otras cosas, porque ambos extremos salen al mercado, y entra en el hogar una mujer  que viene de los países pobres del sur a los que los países del norte explotan, expolian, para cuidar a sus ancianos, y niños. Es decir, ambos extremos se basan en la explotación de unas mujeres por otras. Mujeres que salen al mercado a costa de que una mujer más pobre limpie su casa y al final del día, esta mujer limpie la propia.

De alguna manera, lo rato es que quieras cuidar a tus hijos tú. Lo raro es que encuentres realización en la vida sencilla, en la jardinería, en la cocina, en los quehaceres de la vida. Y, este tipo de vida sencilla, en contacto con la naturaleza, respetando a la Madre Tierra, la vuelta al huerto, a recuperar aquellas actividades que hoy hace el mercado, es mi visión de cómo quiero vivir.

Hoy ya no sé si diría de mí, que soy feminista.

Quizá porque más que feminista soy matrista, en el sentido de reconocer que si de algún lugar sale este mundo tan áspero y cruel es del hambre de amor del ser humano. Hambre de amor, de risa, de tiempo, de paz, de libertad.

Matrista porque quisiera un nuevo patrón de masculinidad más dulce, compasivo, tierno. Quisiera encontrarme con hombres que se permiten llorar. Hombres, que no les gusta la guerra, el conflicto, la mentira y el engaño. Pero este desamor no es solo cosa de hombres me temo. Hay muchísimas mujeres que han cambiado gustosas la esclavitud de la mujer por la del hombre.

Matrista porque el término engloba a los hombres y a las mujeres. Me he encontrado hombres comprometidos con elevar la conciencia de la humanidad. Así que, en este momento resueno más con hombres y mujeres, que se afanan por desarrollar su cerebro emocional y su cerebro instintivo,  que sienten un profundo y sincero anhelo de lograr el encuentro y fusión con su Llama gemela, por abrazar la Luz.

Por eso, las entradas de Porunamaternidadprotegida en el 2018 han sido de espiritualidad, de paz, de silencio, y también, de películas que contienen el mismo mensaje de la Nueva Tierra.

Me gustaría con mis palabras sanar la espina clavada en el corazón de la humanidad.

Me gustaría que leer el Blog trasladara a las personas durante unos instantes a otro lugar, a otra visión del mundo, más próspero, igualitario, solidario, bondadoso, que elevara su vibración, que se animaran a iniciar el viaje hacia la Luz.

Por ello, estoy ultimando el primer borrador de mi siguiente libro. El libro es sobre el modelo de personalidad del Eneagrama, y los roles que cada Eneatipo/personaje tiene en perpetuar la sociedad tal cual es, con ánimo de contribuir con lo que he ido aprendiendo a lo largo de mi vida al despertar de la conciencia.

Las entradas que más se leen son las de la parte de mi vida, de mi viaje espiritual por la cautividad patriarcal. Personas que están atrapadas, que sufren muchísimo, que lloran, que sienten infinita pena, que no ven el camino de salida.

Quizás el camino de salida, es finalmente un viaje interior de auto conocimiento, de búsqueda de sabiduría, de espiritualidad.