Película: Vida privada.

Vida Privada es otra película de Netflix, que toca un tema humano de actualidad.

Resultado de imagen de vida privada netflixDos intelectuales de más de 40 años, que deciden tener un hijo y se encuentran con que el reloj biológico ha seguido su proceso natural, y con que el ahora puede que sea un momento idóneo en su carrera para tener hijos, pero no para sus cuerpos.

El tema subyacente es el conflicto irresoluble entre el capital y la vida.

El mensaje de que la mujer puede tener carrera y familia se cuestiona en la película. El desarrollo de la carrera es paralelo al reloj biológico de crear vida. Y, una se puede encontrar con que a pesar de la tecnología, el cuerpo se resiste.

Uno de los temas más importantes a mi entender es el impacto tan grande que supone ser una donante de huevos. La ingente cantidad de fármacos, de inyecciones, de pruebas que conlleva el proceso, tan diferente para el donante de semen. Tener que guardar cama después, anestesia total…

No toca la peli las mujeres que después de donar, muchas veces para pagar los estudios, llegado el momento de decidir tener hijos ellas mismas, hay complicaciones resultado de la intervención.

Es impactante el mercado que hay entorno a la fertilidad, las pruebas, los fármacos, el mercado de donantes de huevos, el mercado de maternidad subrogada, las menores que dan en adopción a sus niños… Viendo la película, no he podido evitar cuestionar la ética detrás de todo ello, y si verdaderamente para los médicos y clínicas es un negocio más.

Refleja bien el contraste entre la mujer que optó por la maternidad, o se encontró con ella y no tuvo carrera, pero sí quedó anclada en ese anhelo, afectando negativamente a la relación con sus hijos, y la mujer que persiguió  su carrera, y perdió el tren de la maternidad, y por ello tampoco encontró que la satisfacción en su desempeño, llenara su vida. Ninguna contenta.

Me ha gustado el papel que interpreta Paul Giamatti, también obsesionado por la paternidad, siguiendo todos los tratamientos, y su paciencia ante el efecto adverso de los fármacos en el carácter de su mujer. Hombres que empiezan a conectar con el cerebro emocional, que empiezan a desligarse del concepto de masculinidad, y van evolucionando, conectando y desarrollando su yin.

En fin, siempre vuelvo al mismo lugar, una vida que merezca la pena ser vivida, poner en el centro la vida, sus ciclos, y el cuidado de la naturaleza, la nuestra como mamíferos, y la de la Madre Tierra.


Si te ha resultado útil esta entrada, quizá, te gustaría colaborar a mantener vivo este Blog comprando el libro de Por una maternidad protegida. La involución de los derechos de la mujer y de la infancia en occidente, en Amazon.

Por una maternidad protegida – Kindle

Por una maternidad protegida – Papel.