Película: La forma del agua.

La forma del agua… bellísima.

Salí feliz del cine.

Con una sonrisa enorme.

Resultado de imagen de la forma del aguaEs difícil escribir sobre la peli sin hacer spoiler.

Es una peli con un mensaje impresionante sobre la bondad, y la oscuridad que los seres humanos llevamos en nuestro interior.

Expresa que la oscuridad del mundo, el dolor que llevamos en nuestro corazón, el sufrimiento que unos seres humanos nos hacemos los unos a los otros, puede destruirnos convirtiéndonos en monstruos, o podemos llenarnos de paz y ayudar a otros cautivos, sometidos por la oscuridad de otros corazones humanos.

Nos recuerda la belleza de la amistad entre las personas, la ayuda desinteresada.

Refleja como uno se rodea de personas que vibran a la misma frecuencia.

Es una historia de amor entre seres diferentes en lo físico y sin embargo, semejantes en su interior.

Una de las cosas con las que más resueno es con que cada uno vive como puede, sorteando la oscuridad de la vida, creando un mundo personal fuera del mundo, una burbuja donde está a salvo, o donde puede relajarse. Y, sigue la rutina diaria, la inercia, de salir al mundo exterior y volver a su santuario, hasta que uno se encuentra abruptamente con algo o alguien a quien proteger, cuidar, o añadir a su micromundo.

Eliza lo hace con dulzura, cariño, sencillez, sin prisa, con la fuerza de la bondad, del amor, de la compasión, de la empatía.

Me llama la atención como su fragilidad es solo aparente, porque guarda dentro, una gigante fuerza, valor, y determinación y nos revela que lo correcto no es obedecer las órdenes, sino seguir a nuestra propia conciencia, aunque para ello tengamos que arriesgar nuestra vida.

Y, esto sin contar que toda la peli es una auténtica obra de arte.

Como he dicho… bellísima.