OSHO

OSHO ha sido uno de mis maestros espirituales.

Su mensaje invita, o quizá mejor provoca el despertar de la conciencia.

A mí me llegó y revolucionó mi vida, me abrió la puerta a la esperanza de la paz, de la bondad y de la libertad.

Empecé a practicar la meditación con sus CDs de meditación guiada, y con sus libros sobre las distintas técnicas.

Sus libros son recopilaciones de sus conferencias. He leído muchísimos. Leer sus libros fue para mí impactante, porque sus palabras, de alguna forma, también eran las mías. Su fuerza, su valor resonaban en mi interior como si todo me fuera muy conocido, como si ya lo conociera. A veces, era como abrir la puerta a un grandísimo secreto oculto que descubría en cada palabra, en cada frase. Por primera vez en mi vida, dejé de sentirme tan diferente del mundo. Todo cobraba sentido. Encontré que mi sensacion del sinsentido del mundo estaba en su mensaje.

Resultado de imagen de osho

Sus cartas del Juego de la transformación o sus cartas del OSHO ZEN son una forma de realizar un contacto con uno mismo cada día, y reflexionar y también meditar con el mensaje de las distintas tiradas. Tanto los dibujos que las ilustran como las distintas historias de los libros que las acompañan van revelando sutilmente el camino del buscador. Las historias son recopilaciones de las distintas ramas espirituales.

En muchos de mis artículos uso sus imágenes porque encuentro que por sí solas son reveladoras de su mensaje.

No he estado en su Meditation Resort Center de la India, pero he visto montones de videos sobre él que conectan alegría, abundancia, espíritu.

Entre su mensaje estaba llegar a ser Zorba el Buda. Construir un puente entre occidente y oriente, entre materia y espíritu. Occidente tiene materia y perdió su espíritu en el camino. Oriente tiene espíritu y pobreza.

OSHO enfocaba su trabajo en despertar la conciencia de occidente. Era un revolucionario, un rebelde que se propuso dar su vida por el despertar de la humanidad. Dicen que fue asesinado, por los mismos que no quieren que las masas sean despertadas de su sueño de esclavitud. Lo cierto es que su mensaje sigue llegando a  miles de personas. Personas que se inician en el camino espiritual que conduce a la nueva Tierra, elevando su vibración, conectando a la energía del amor.

Gracias OSHO.