Laín García Calvo

Hoy quería escribir sobre Laín García Calvo.

En realidad, no sé mucho de Laín, lo que sé es que el Universo me trae constantemente información, videos, charlas, imágenes suyas, y sé que es sincronicidad, que he de aprender algo de él. Todavía no he leído ninguno de sus libros, “La voz de tu alma” está en camino, y tengo curiosidad por disfrutar de su lectura.

Laín fue un deportista de élite, a quien una enfermedad crónica le puso en el camino del buscador, hace más de 15 años.

Su mensaje resuena profundamente en mi interior porque también yo, hace muchos años me convertí en buscadora, un libro me llevó a otro, un curso a otro, una persona a otra, un maestro a otro y en palabras de Laín tuve mi revelación. Mi revelación fue ver el sentido de todo, que todos estamos relacionados unos con otros, y todo ocurre por algo, para guiarnos a un lugar de paz, libertad y abundancia.

Soñé que me bajaba del coche, en un lugar donde había muchos árboles, era de noche, estaba muy oscuro, comenzaba a andar con la sensación de saber con seguridad hacia donde ir, me salía una tenue luz de mi plexo solar que me guiaba, de pronto empecé a ir más rápido, a correr, y de pronto empecé a volar, y sentí una inmensa sensación de libertad, de plenitud, de paz, de bienestar, como si estuviera en el cielo.

En ese viaje, hay un paso hacia adelante y a veces, dos hacia atrás. Después de tocar el cielo, circunstancias de la vida, me llevaron de nuevo a la barriga de la ballena, de nuevo a andar a tientas en la oscuridad, con una enorme nostalgia de esa infinita paz y comunión con todos los seres vivos del Universo. El dolor, el sufrimiento, la soledad, la incomprensión han sido pruebas más que el Universo me ha puesto en el camino y que me conducen a descubrir mi propósito vital. Este Blog nace de ese momento, de esa necesidad de abrazar a todas las mujeres del mundo y aligerar su carga.

Cuando el alumno está listo aparece el maestro:

Como Laín, yo también veo que el camino del buscador, o iniciar el viaje del Héroe, empieza en el dolor, en la sensación de pérdida, una relación, un trabajo, un ser querido o la salud como en el caso de Laín. Pasar a través de ellos es como un camino de fuego sanador, que te hace más fuerte y más sabio. Aunque se puede cambiar el patrón y avanzar en el camino sin dolor, a través de la conexión profunda con el Universo, al aprender a leer las señales fluyendo con la energía del Tao.

Como Laín, también yo veo que lo que es válido para él, puede no serlo para mí porque cada uno tiene un camino único que recorrer. A cada persona el Universo, el Tao, Dios, nos pondrá los obstáculos, las personas, los libros, las películas, para ir guiándonos.

Y, supongo que el Universo me ha traído a Laín en este momento vital, porque me siento falta de energía, tremendamente exhausta, con un profundo cansancio emocional.

Me ha recordado seguir leyendo.

Me ha recordado la necesidad de elevar mi energía, rodeándome como él dice de personas que me den energía, que son maestros nuevos que me abrirán nuevos caminos de crecimiento.

Me ha recordado mi certeza de que el cambio en el mundo será elevando el nivel de conciencia de los seres humanos, vibrar a una frecuencia de energía más elevada, no será un cambio político, será un cambio en el corazón de las personas, hacia la libertad de ser dueños de nuestro destino, ser la mejor versión de nosotros mismos, como dice Laín, vivir la vida en toda su plenitud. Seres humanos bondadosos, sanos, compasivos, libres de los condicionamientos sociales, ciudadanos del mundo, que bailan juntos bajo las estrellas. 

No puedo borrar de la faz de la tierra SAP, y el sufrimiento que provoca, ni remunerar el trabajo doméstico, ni evitar la maternidad subrogada, o la prostitución, ni evitar el avance del neoliberalismo y la forma en que arrasa los derechos humanos más fundamentales, ni devolver el útero a las mujeres, ni equilibrar los tres cerebros en la educación…

Pero hay una cosa que sí puedo hacer y es aportar mi granito de arena, en aumentar la vibración del planeta, como hace Laín cada día.

 

Resultado de imagen de hoponopono frases

 

Oración de ho’oponopono, método antiguo Hawaiano de sanación: Te quiero, Lo siento, Por favor, perdóname, gracias.


Links a sus artículos:

5 claves para la TRANSFORMACIÓN PERSONAL

La única y verdadera razón del porqué no atraes lo que deseas…

No soy religioso, pero sí espiritual

MI HISTORIA DE SUPERACIÓN…

El poder de la bondad