La voz de tu alma – Laín García Calvo.

Acabo de terminar de leer La voz de tu alma de Laín García Calvo.

Resultado de imagen de la voz de tu alma

Laín dice que su trabajo consiste en hacer más libres a las personas. Claudio Naranjo dice que la transformación interior es el camino para salir de la crisis. OSHO decía que el buscador siempre llega al chakra del corazón. Para mí iniciar el camino del héroe, convertirse en buscador de la sanación espiritual es la puerta a un nivel de conciencia más elevado.

Escribo esta entrada porque Laín pide en su libro a los guerreros de luz que le ayuden a que llegue su mensaje a muchas personas y así crear ondas de paz, compartiendo extractos de su libro.

Este es el primer extracto. Lo he elegido porque siempre me he sentido diferente, y también me han llamado rara en más de una ocasión.

Si tienes este libro en tus manos, es probable que en tus círculos más cercanos seas el tipo de persona que sus pensamientos son un poco “diferentes” ¿Es eso cierto? Percibes las cosas de manera distinta, te has dado cuenta de algo. Ves el mundo de manera distinta y algunas veces incluso se ríen de ti por ello. Tú tienes la visión de vivir la vida de manera distinta. Es tan inmensamente importante… si te has dado cuenta que hay algo más que controla nuestras vidas entonces tienes un papel muy importante que desempeñar en el mundo hoy…

Las personas a las que alguna vez se les ha señalado como raras son las que suelen marcar un antes y después en el mundo.

También puedo adivinar que seas quien seas, sé que tenemos algo en común: es que no nos conformamos. (Página 29)

Comparto con Laín que iniciar este camino o tener esta filosofía

Produce paz, amor y felicidad. Cuando conoces la verdad te envuelve una especie de serenidad y tranquilidad. (Página 58).

Porque,

Hay una fuerza superior que lo controla todo. Algunos lo llaman Diós, Universo, Divinidad, Inteligencia infinita, Cosmos, etc. No importa. (Página 75)

Dicen que cuando el alumno está preparado aparece el maestro. Hace unos años me dejaron un libro sobre las leyes del hermetismo, sobre Hermes Trismegisto. Después he visto estos principios en otros autores como el maestro espiritual OSHO. Laín habla de ellos en su libro,

Mentalismo – Correspondencia – Vibración – Polaridad – Ritmo – Causa-Efecto y Generación. (Página 80).

El mundo se rige por estos siete principios. (…) Estamos en la era Acuario. Era en la que todo el mundo tendrá las mismas oportunidades. (Página 84)

También me gusta la parte en que Laín habla de los cuatro jinetes del Apocalipsis (Página 156).

Quien monta el caballo pálido, símbolo de lo físico, conoce el “infierno en vida, la muerte”

… es el símbolo de que el amor, que es vida, se acaba y comienza el miedo. Y el infierno lo entendemos como un símbolo de dolor y sufrimiento.

El caballo rojo, es el símbolo de las emociones, que si no puedes controlar te acaban arruinando la vida.

¿Estás montando el caballo rojo? (…) si te irritas con facilidad, todo te molesta, si ves una injusticia y te remueves por dentro, si intentas controlar la vida de otros, etc.

El caballo negro, es el símbolo de lo mental.

Las personas que montan este caballo, dejan que su alma se muera de hambre. Todo para ellos debe ser lógico.

(….)  creen en la escasez. No hay suficiente para todos. (…). Compites por un lugar en el mundo. (…) dejan de lado los sentimientos y emociones, y lo que es más grave, no son conscientes de su naturaleza espiritual. (…) tienen hambre en todos los sentidos.

El caballo blanco  simboliza lo espiritual

Lo espiritual es la verdad, es el bien, es todo armonía y paz. (…) el que monta el caballo blanco ora sin cesar.

¿En que caballo montas y cuál te gustaría montar?

En fin, si alguna vez has sentido que ves cosas que otros no ven, y por ello te han llamado raro, si sientes que hay un orden espiritual que controla todo, si sientes que el amor es la fuerza sanadora que energiza todo, si sientes la necesidad espiritual de la paz y la armonía, si piensas que todos somos uno, La voz de tu alma es una puerta a ese viaje.

Como siempre se despide Laín…

Gracias, gracias, gracias. Te amo.