La bondad es signo de salud mental…

Asomarme cada día a Facebook, leer las notícias de desigualdad, muertes, asesinatos, insensibilidad, el sufrimiento de tantas madres y niños en todo el mundo perseguidos y separados por SAP, ver como el mundo cada vez está más contaminado, arrasado, los ciudadanos más observados por esa nube negra “Big Brother” que no se sabe bien dónde reside o qué esconde, me ha hecho recordar las palabras de Casilda Rodrigáñez, sobre el momento histórico en el que nace la crueldad y la maldad. Según explica Casilda, ocurre en las sociedades antiguas como Esparta en la que los niños son separados de las madres por el patriarcado.

La bondad, dice Claudio Naranjo, es signo de salud mental.

El meditador tarde o temprano llega al corazón, dice Osho.

Esto me lleva a pensar que el orden patriarcal necesita para crecer, la crueldad y la maldad, que en el fondo es que los ciudadanos del mundo no sean bondadosos y justos, en otras palabras sanos mentales.

Supongo que por eso se considera inversión las infraestructuras y gasto la educación.

¿Y, por qué?

Porque necesita esclavos. De alguna forma socializar es someter, domesticar a las personas, privarlas de su individualidad, como la carta del Tarot Zen del maestro espiritual OSHO. No le interesan leones, le interesan ovejitas asustadas, que se comporten igual, y tengan miedo al lobo.

Necesitan un mundo donde no exista la libertad pero los ciudadanos ovejitas se crean que son libres, hasta el día en que caen en la cuenta del sinsentido vital, de que viven como si nunca fueran a morir, y mueren sin haber vivido, como dice el Dalai Lama.

Y… si eres león, ¿qué te pasa?

Que te hacen callar, como a Martin Luther King, Gandhi, Osho, Malala.

En la película el Intercambio, basada en un hecho real, dirigida por Clint Eastwood, protagonizada por Angelina Jolie y John Malkovich, podemos ver lo que la sociedad hace a los leones, la cárcel, el ingreso en hospital psiquiátrico, la falsedad de la política y los medios por encubrir lo que interesa que permanezca oculto.

Me pregunto qué pasaría si todos hiciéramos lo del cuento de la ciudad de los pozos de Jorge Bucay.

Es decir, ¿y si todos los ciudadanos del mundo dirigiéramos nuestra atención hacia nuestro interior, e iniciamos el viaje del héroe, hacia la paz, el equilibrio, la calma, la sanación?

Como en el cuento de Bucay todos los que iniciemos el viaje del héroe, y nos vaciemos de contenidos, seremos más libres y lograremos encontrarnos con otras almas iniciadas, en el río interior que nos permita un grado de comunicación a otro nivel de conciencia más elevado.

Como la bondad es signo de salud mental, el orden patriarcal, que necesita, miedo, crueldad, maldad… no encontraría a quien someter.

Ningún Gobierno educa bien a su población. Los políticos sobreviven porque construyen ciudadanos ignorantes y temerosos al conocimiento. Si la gente fuera valiente, cultivada y creativa, ningún gobernante sobreviviría a ello. Ni aquí en Egipto ni en España

Al Saadawi, feminista y escritora egipcia.

Propongo el primer paso… empezar el viaje del héroe hacia un mayor conocimiento de uno mismo.