Informe forense.

Cada psicólogo tiene una línea de pensamiento diferente, y luego sus consejos son una prolongación de su persona, de su cultura, de si es patrista o matrista, de su temperamento, etc. Por tanto, no sirve de ayuda, ni de consuelo cualquier profesional. Puedes llamar a la puerta de un profesional que te ha recomendado alguien, y no encajar contigo, y realmente salir de la experiencia peor de lo que has entrado.

El informe forense busca ver que hay detrás de cada punto de vista, sacar una visión global de la familia, ver si hay daño psíquico en los hijos, y fijar un régimen de visitas de acuerdo a él. El problema es que los estereotipos comentados en otros artículos, invaden las consultas de los psicólogos forenses, y además tienen que seguir los códigos deontológicos, los protocolos, y la ley, a riesgo de ser inhabilitados y multados.

Se ve que:

  • No sirve el informe de cualquier psicólogo para presentar en el juzgado, tiene que ser forense. Un informe forense ronda los 1000 €.
  • Si el informe cuadra con el punto de vista del juez, lo tendrá en cuenta, sino no.
  • Si el informe pericial es en tu contra, porque beneficia al otro, es necesario un contra informe. En fin, que es complicado.
  • La ley prohíbe a un psicólogo forense, o a cualquier psicólogo ver a un menor si no están invitados los dos padres. Si los resultados del informe no te son favorables (con lo que uno lleva encima de dolor), puedes no presentarlo, pero ello significa que es favorable al otro. Por lo que te echas tierra en tu tejado.
  • Todo es dinero y tiempo, y mientras los chicos pierden su infancia, y su adolescencia, en consultas, en juzgados, en mediación, por culpa de los estereotipos que les obligan a tener relaciones normalizadas con el progenitor con el que no quieren relacionarse.

Si te ha resultado útil esta entrada, quizá, te gustaría colaborar a mantener vivo este Blog comprando el libro de Por una maternidad protegida. La involución de los derechos de la mujer y de la infancia en occidente, en Amazon.

Por una maternidad protegida – Kindle.

Por una maternidad protegida – Papel.