Impresionante el discurso de Madonna!

Acabo de ver el video del Emotivo discurso de Madonna.

Al escucharla, he sentido que hablaba desde el corazón, desde la templanza que dan los años, las vivencias de luz y oscuridad, la  alegría, las tristezas, el esfuerzo, las decepciones, dejar de ser naive, y seguir camino.

 

Resultado de imagen de emotivo discurso de madonna

 

Al escucharla, he visto detrás de la Madonna atrevida, cantante famosa, a una mujer, valiente, sensible y espiritual, que contaba su historia personal de lucha y superación ante un mundo hostil para la humanidad, y sobre todo, para la mujer.

Sus palabras, llenas de sentimiento y sabiduría conectaban con mi propia vida, muy, muy diferente a la suya y al mismo tiempo tan semejante.

Empieza hablando de su adolescencia en Nueva York, de la muerte de gran parte de sus amigos por SIDA, disparos, o droga, de cómo todas estas durísimas experiencias le han hecho fuerte, y al mismo tiempo le han permitido ver su propia vulnerabilidad.

No podía evitar recordar mi propia adolescencia, cuando pensaba que tenía un mundo de posibilidades a mis pies, y que solo era cuestión de coraje, el poder disfrutar de lo que la vida ofrece. Como Madonna, y desde una vida bien diferente a la de ella, yo también he tenido que aceptar mi vulnerabilidad.  Y, como ella, también he encontrado mi fortaleza, en la espiritualidad, pues como dice,

…en la vida no hay una seguridad verdadera salvo creer en uno mismo, y reconocer que los talentos que tenemos, todo lo que tenemos, es en realidad, un regalo de Dios. Incluso las cosas malas que me han pasado también son regalos porque son lecciones que me enseñan a ser más fuerte.

Algunos lo llaman Dios, Tao, otros Universo, otros energía:

Fluir con lo que la vida nos trae, nos lleva a reconocer, con humildad, que el viaje hacia el interior es el que todos tenemos la libertad de comenzar.

Cuando uno está comprometido con el viaje espiritual, (a veces porque el sufrimiento de la vida te ha convertido en buscador), como dice OSHO, el meditador tarde o temprano llega al chakra del corazón y por ello, uno es capaz de distinguir por el monólogo de cada persona, quién ha iniciado también el viaje, aunque cada uno tenga su propio camino individual, y esté es distinto nivel de evolución.

El monólogo de Madonna, es también el mío.

Madonna, explica como en la primera etapa de su vida adulta, ni se planteó ser feminista, o las implicaciones de género; solo quería ser una artista. Y, no lo hizo, porque pensaba que hombres y mujeres tenemos las mismas reglas, y por tanto, las mismas oportunidades. Como ella, yo también, estaba equivocada. No existen reglas SOLO si eres un hombre.

Es cierto, Madonna.

Si eres mujer te dejan ser bonita, mona, sexy, pero no actuar de forma inteligente, tener una opinión, sobre todo, si se sale de lo establecido, por el statu quo. Los hombres pueden convertirte en un objeto, puedes vestirte como una ramera, pero no eres dueña de ello, ni puedes compartir tus fantasías sexuales con el mundo.

Y, quizá de todo el discurso de Madonna, lo que más resuena en mi interior, quizá porque es lo que más me duele,  es la falta de sororidad femenina en un mundo donde existe la fraternidad masculina. No solo la sociedad patriarcal dice que

seas lo que el hombre quiere que seas, sino que seas aquello con lo que las mujeres se sientan cómodas estando con otros hombres.

Esta frase de Madonna, es especialmente dura. Al menos para mí. Ella en su mundo de artista, también ha sufrido la posición de lo que yo llamo mujeres patriarcales, que sufren síndrome de Estocolmo social, que Simone de Beauvoir llamaba, cómplices del opresor. Los tribunales, están llenos de mujeres juezas, que aceptan SAP, y denigran o parecen que odian a otras mujeres.

Y, sin embargo, también hace referencia Madonna al feminismo. Es decir, por un lado, las mujeres patriarcales, y por otra, las feministas…

Se pregunta Madonna, si ser feminista es rechazar la sexualidad.

Y, en estos últimos meses, yo también he pensado que gran parte del monólogo del feminismo es la igualdad, en el sentido de que hombres y mujeres somos iguales, solo diferentes en el cuerpo, las cuotas, ocupar el mundo exterior al 50%, el concepto de género, los estereotipos, la reclamación de guarderías….

No puedo evitar resonar con Madonna, porque pienso que la sororidad feminista, es finalmente, un feminismo integral que abrace las feministas Madonna, las constructivistas, y las espirituales. Porque no hay una única forma de ser.

Entiendo que Madonna, sintiera, profundamente, esa falta de sororidad, (se le quiebra la voz al hablar de ello), esa soledad, de no ser aceptada o entendida ni por hombres, ni por mujeres, y vivir iluminada por la tenue luz interior, que te da la certeza de que ese es el camino, aunque haya que pagar el precio de recorrerlo solo.

La entiendo, porque, también yo la siento, mujeres oprimidas que no son conscientes de que lo son, y por tanto, no te apoyan y apoyan al hombre violento, y al tiempo, también, mujeres feministas, que no comparten que el ciclo de la vida es en definitiva, cuidar del otro, de su genuino bienestar, y la importancia del equilibrio de la familia interior, o los tres cerebros, el racional, el emocional, y el instintivo, o de los tres centros, cabeza, corazón, cuerpo.

Y, por ello dedica Madonna estas inspiradoras y bellas palabras a todas las mujeres,

Las mujeres han estado tan oprimidas por el hombre, que se han creído lo que el hombre ha dicho de ellas, creen que tienen que respaldar a un hombre para hacer bien su trabajo. Y hay algunos hombres a los que merece la pena respaldar pero no porque sean hombres, sino porque son valiosos. Como mujeres debemos empezar a apreciar nuestro propio valor, y el de las demás. Buscar mujeres fuertes, para tener amistad con ellas, para posicionarse en su lado, para aprender de ellas, para ser inspiradas por ellas, para colaborar con ellas, para apoyarnos y ser iluminadas por ellas.

Termina Madonna de forma muy emotiva el discurso, expresando su gratitud como mujer, artista y ser humano, tanto para las personas que siempre le han brindado su amor, su apoyo y lealtad, porque ello le ha dado la fuerza para seguir, y también expresa gratitud a aquellas que hicieron de su vida un infierno, con sus no podía, no debía, no podría, porque todas y cada una de ellas, con sus obstáculos, le han convertido en la mujer que es hoy.

Gratitud, Perdón, Sororidad, Espiritualidad, Sensibilidad… Bellísimo su discurso.

Gracias a ti Madonna.