Gastos extraordinarios = truco del almendruco.

Los gastos extraordinarios, son las actividades extraescolares, o los gastos de enfermedad, o un viaje de estudios. Y éstos, han de aprobarse por la figura protectora. Es decir, truco del almendruco = el yo pago mando, o truco del almendruco = poder de veto. Volver a la adolescencia y pedir permiso, y autorización antes de realizar el gasto. Además, qué curioso mira, nunca se pone en las sentencias judiciales que se pagan en el mes que se incurren. Por tanto, truco del almendruco = pago lo que quiero y cuando quiero. Y, mira tú que no puedes ir a la Comisaría a quejarte como la ley le autoriza a él, si los chicos no quieren verle. Truco del almendruco = Tienes que pagar a tu abogado para que presente una demanda de ejecución de sentencia en el juzgado de familia. Y…¿qué implica esto? Pues…truco del almendruco = que si los honorarios a tu abogado son de 500 o de 1000 o de 1500, no interesa reclamar por 100. Y que si acumulas gastos, hasta superar los honorarios del abogado…vaya tela, o vaya jeta, ¿no? Y así llegamos a truco del almendruco = la realidad, que es que las mujeres según está la ley…no reclaman.

Así que patrismo de nuevo, la ley está diseñada de una forma que los gastos extraordinarios, acaben por no reclamarse.

Proteger la maternidad es eliminar esta figura, aumentando la pensión alimenticia al nivel de vida anterior al divorcio.


Si te ha resultado útil esta entrada, quizá, te gustaría colaborar a mantener vivo este Blog comprando el libro de Por una maternidad protegida. La involución de los derechos de la mujer y de la infancia en occidente, en Amazon.

Por una maternidad protegida – Kindle.

Por una maternidad protegida – Papel.