Familia funcional.

Los niños necesitan vivir en una familia funcional con elevadas dosis de amor y respeto entre los padres, de los padres con sus hijos, de los hermanos entre sí (necesidades emocionales y psíquicas, de Maslow).

Y, si no es así, proteger la maternidad es reconocer que los menores tienen el derecho natural a no vivir con un progenitor disfuncional, al que tienen miedo, con el que no quieren vivir, ni ver. El sistema judicial ha de proteger el derecho de los niños a vivir en paz, en lugar de ignorar su voluntad, sus sentimientos y su criterio, obligándolos como ocurre actualmente en España, a mantener una relación con dicho progenitor, sea cual sea la edad de los menores. Porque proteger la maternidad es reconocer que mientras éstos queden atrapados en la obligación de cumplir el régimen de visitas, la madre con el fin de proteger a los hijos, arriesga su integridad física, su vida y su dignidad como ser humano, viviendo una esclavitud encubierta.

Proteger la maternidad, pasa por considerar seriamente las implicaciones de ignorar el sufrimiento infantil en la sociedad futura.

Proteger la maternidad es impedir que un maltratador y mucho menos un hombre que ha matado a su pareja tenga el derecho automático por ley a relacionarse con sus hijos, con el fin, de que no traslade el patrón de violencia a sus hijos. En la actualidad, perpetuamos de generación en generación, este patrón de que no tiene consecuencias que un hombre trate sin respeto a su esposa, mientras que trate bien a sus hijos. Que poco a poco, se produzca el ocaso de la sociedad patriarcal, que conduzca a una sociedad donde la bondad y el respeto, sea la moneda de cambio.

Proteger la maternidad es dar el derecho al menor de denunciar, de que su derecho a vivir en paz prime sobre el derecho que se confiere al varón sobre los hijos sea cual sea la naturaleza de sus actos.

Proteger la maternidad significa cortar el régimen de visitas tan pronto se produce el impago de la pensión o de los gastos extraordinarios.

Proteger la maternidad significa acortar el procedimiento de divorcio, las reclamaciones, las sentencias.


Si te ha resultado útil esta entrada, quizá, te gustaría colaborar a mantener vivo este Blog comprando el libro de Por una maternidad protegida. La involución de los derechos de la mujer y de la infancia en occidente, en Amazon.

Por una maternidad protegida – Kindle.

Por una maternidad protegida – Papel.