Etapas del camino a la libertad.

Esta mañana en mi meditación ha aparecido la carta de OSHO, Renacer.

Resultado de imagen de osho carta renacerHe pensado en la relación entre esta carta y la evolución del contenido de mi Blog. Quizá, porque estas imágenes son el símbolo de las distintas etapas del camino de salida hacia la libertad.

La etapa del camello es la etapa vital en la que uno dice a todo que sí, obedece. Por muchas razones, porque somos niños, porque somos adultos y queremos encajar, porque queremos ser aceptados, porque estamos dormidos, porque estamos desconectados del espíritu y enganchados al ego. Aceptamos cargas que no son nuestras, bajamos la cabeza. ETAPA del sí.

La sociedad quiere camellos, en occidente llamamos a este estadio, borregos.

La sociedad a través  de las leyes, el sistema social y económico, el educativo, adoctrina para tener camellos.

De pronto, despertamos de nuestro sueño, y vemos un mundo atroz, de violencia, de mentira y engaño. Despertamos a la llamada del espíritu. No queremos ser cómplices. Queremos libertad, decir basta, somos leones, rebeldes. No nos arrodillamos. Nos rebelamos, ante la imposición, ante la injusticia. Sentimos ira. Gritamos. ETAPA del no.

El feminismo es un movimiento de este estadio león.

La sociedad no quiere leones. Los camellos no quieren leones. Los leones perturban a los camellos, que no quieren ser molestados.

Este Blog nace en este estadio de león. Nace de mi dolor, de mi ira, de mi deseo de libertad. Estos sentimientos se ven en mis primeras entradas. Detrás de la ira, hay tristeza, recuerdos de la época de camello. Me he encontrado muchas mujeres en estadio león, estos años. Mujeres, madres protectoras que luchan por la libertad, la dignidad, de ellas y sus hijos.

Si miro al mundo, veo muchas personas, muchas, muchas en estadio camello. Rutina, inercia, miedo que llevan a un mundo desigual de derechos, de abundancia, entre mujeres y hombres, entre religiones, inclinaciones sexuales, países.

Veo que los leones, son acallados.

Y, sueño con un mundo del tercer estadio, el niño, la sabiduría, la alegría, la libertad, que emana de la conexión del alma con el espíritu. Atrás queda el ego. El pasado, y el futuro se diluyen queda el ahora. La mente parlanchina calla. Silencio interior. Hemos ido recuperando los fragmentos de nuestra alma rota por el dolor, al dejar ir todas las emociones de ira, miedo y tristeza. Hemos ido viendo el poder liberador de perdonarnos a nosotros mismos, de llenarnos de paz, de sacar las espinas de nuestro corazón, viejas traiciones, abusos, desamor, bronca, dejando ir a aquellos que las provocaron de nuestro corazón. Dejando ir el tiempo, las personas, las actividades de camello y de león, que ya no resuenan con nuestro nuevo yo. Y, poco a poco empezar a tener una vida meditativa. Rodearnos de otras almas, que también caminan hacia la luz. Abrazar, reír, estar en paz.

Dicen que hay multitud de realidades paralelas, de distintas vibraciones. Dicen que las realidades son como trenes, que nos llevan a distintos destinos según nuestra vibración. Dicen que las vías se van separando cada vez más.

Me bajé hace mucho del tren camello, y me subí al de leona, y… necesito cambiar de tren. Veo que ser leona no cambia el mundo. Es una realidad, en la que uno se pasa el día, dándose contra los camellos, que no quieren ser molestados. Es una guerra, sin sentido. Luchas por unos derechos, y los camellos vuelven a luchar y otra vez en el mismo lugar.

Me subo al tren del niño con mi Blog. Me dirijo a un nuevo destino A otra realidad paralela, a una nueva forma de vida. Desde ahí, si es tu deseo, te daré la mano para ayudarte a cambiar de tren.