Espiritualidad: Pronoia.

Pronoia: Cuando quieres realmente algo, todo el universo conspira para ayudarte a conseguirlo.

Resultado de imagen de pronoia

Ha habido momentos de plenitud en mi vida en los que he sentido la Pronoia.

Y, momentos, que me he perdido de ese camino hacia la luz y me he alejado de la confianza en la vida, en el Tao.

Dicen que Pronoia es el opuesto de  Paranoia.

Paranoia es ese estado donde perdido de la luz, uno vive permanentemente su vida, anclado en la gama de emociones negativas.

Ira, resentimiento, odio, miedo, pena…

La programación del ego introduce inconscientemente, pensamientos de baja vibración, que sugieren sentimientos de la misma naturaleza.

Decía Jesús, pide y se te dará.

Dicen los maestros espirituales, que ello requiere elevar nuestra vibración.

Dicen que todo vibra, todos los seres vivos, todos los objetos, los sentimientos, los pensamientos…

Vibramos, nuestro alrededor vibra según nuestra energía… atraemos según nuestra vibración.

Luego tiene sentido que para atraer lo mejor, nuestra vibración ha de estar en sintonía.

Luego enfocarnos cada día, cuantos más momentos al día, en la meditación, en dominar la maestría de los estados de ánimo, en indagar en nuestra propia oscuridad, en nuestra sombra y llevar allí luz, nos ayuda a sintonizar con emociones positivas.

Sentir paz, silencio interior.

Dicen algunos maestros espirituales que aquello que es necesario para nuestra propia evolución tiene prioridad, se manifiesta sí o sí.

Los deseos que están en consonancia con nuestra evolución se manifiestan más rápido.

En este estadio me encuentro…

Conectando mi vida con el propósito de mi camino de vida.

Limpiando mi mente y mi corazón de los estragos de mi ego, sintonizando con la luz que emana de los planos superiores. Reposando en ese estado de belleza, de luz infinita, de amor incondicional al Todo.

Aprendiendo a confiar en la vida.

Estando alerta a todos los mensajes del Universo.

Dejando que el estado de Pronoia, invada mi cuerpo y mi espíritu.

Al quedar libre de los límites del ego, mi espíritu vuela hacia la luz, como un  bello pájaro blanco, libre, por fin, libre.

Hoy, viajo hacia la luz, ligera, cantarina, con una sonrisa.