Espiritualidad: Libertad.

Ayer escribí sobre la película Spirit, y, esta mañana me ha venido a la mente un mensaje de la película, que ayer no vi.

Me he dado cuenta, de lo diferente que se ve la libertad cuando se ha sido libre.

 

Resultado de imagen de spirit el corcel indomable

 

He pensado lo bien que expresa la película la libertad, en multitud de detalles.

En el vuelo imponente del águila.

En las praderas inmensas y limpias.

En el caudal de los ríos, en las cascadas.

En la libertad de la naturaleza, de la Madre Tierra, hoy, cautiva del hombre civilizado.

En la belleza de los caballos galopando juntos.

He pensado en el resto de los caballos que ya han nacido en la esclavitud.

Me he dado cuenta que domar, domesticar, doblegar es en realidad, romper el espíritu del caballo.

He pensado en que Spirit solo piensa en su libertad, y al liberarse libera a otros. Me he acordado de las entradas que escribo ahora en el Blog sobre espiritualidad, en lo diferentes que son del grito de libertad del libro que he publicado.  Me he dado cuenta de la inutilidad de las batallas hacia fuera, intentando cambiar el mundo. No se puede, porque la humanidad es cautiva de los hilos del poder, y vive sumida en un sueño.

Spirit tiene la libertad dentro de sí, por eso, como es dentro es fuera.

Spirit no tiene ego, programación externa de lo que puede y no puede hacer. Tiene libertad, nobleza, coraje, fuerza. Cualidades, que la sociedad en la que vivimos, mata, adormece, aniquila.

¡Qué diferente es nacer libre, a nacer esclavo!

He pensado, que escribo sobre espiritualidad, porque Proteger la maternidad, no sé puede mediante batallas hacia fuera, sino liberando nuestra alma de la prisión, para que pueda volar libre.

Por eso escribo sobre espiritualidad, porque me dirijo hacia allí, hacia un lugar habitado por seres humanos con el corazón de Spirit, fuertes, dulces, generosos, valerosos, nobles, y libres, sobre todo, libres.

Por cierto, que la banda sonora es impresionante.

Los temas instrumentales de la banda sonora están compuestos por Hans Zimmer, autor de la banda sonora de Gladiator. Y, Bryan Adams colaboró en la composición y la interpretación de las canciones.