Espiritualidad: El reino del caos.

Ha pasado más de un mes de mi última entrada en el Blog. He estado entretenida con las últimas fases de la publicación de mi segundo libro y realizando un curso sobre el árbol de la vida.

Hay un hilo que conecta libro y curso…el reino del caos.

Imagen relacionada

Me he acordado de esta imagen de la Diosa del caos que salía en la película de Simbad. Me he acordado de las artimañas y engaños con los que sembraba la confusión, la guerra y la oscuridad en el mundo.

De nuevo, una peli para niños que contiene un mensaje también para los adultos.

El reino del caos es para cada uno de nosotros como la imagen que he elegido. Somos insignificantes en poder frente a ello, como  simboliza el tamaño de Simbad comparado con la Diosa.

Y…¿Qué es el reino del caos?

Mi libro es sobre el modelo de personalidad del Eneagrama. Modelo que estudié profundamente hace unos años, guiado por el Universo, que ha ido poniendo en mi vida  aquello y aquellos a quienes necesito para mi evolución espiritual.

Nuestro Eneatipo particular es de alguna forma, nuestro dragón, que mantiene cautiva a nuestra alma para que el príncipe/héroe la rescate, en esta vida. Y… es así, literalmente. Pues, el reino del caos está formado por todos los dragones de toda la humanidad, por toda la oscuridad que habita en nuestro corazón generada a lo largo de  TODAS nuestras vidas. Y, esa oscuridad tiene vida propia. De manera que, nuestro Eneatipo nos ayuda a mirar de cara al dragón de esta vida, y con voluntad y amor a nosotros mismos, encontrar el coraje para aceptar con humildad nuestra contribución al reino del caos, y absorberla, y transmutarla en Luz.

La oscuridad no se vence con leyes y castigos ejemplares. Estos caminos no sirven nada más que para generar más negatividad, más miedo, tristeza…alimento del reino del caos.

La oscuridad no se vence llenando las calles por unas horas en una manifestación. La vibración de miedo, de odio, de ira…son alimento del reino del caos.

Intentamos arreglar el mundo con leyes, castigos, sistemas educativos, guerras, ONGs, con política y religión. Es un esfuerzo inútil. Arreglar el mundo, construir la Nueva Tierra pasa por empezar con nosotros mismos. Pasa por limpiar nuestra propia basura del mundo de caos, basurero de la humanidad.

Es más fácil ver la oscuridad del mundo, de los demás que la nuestra.

El camino espiritual habla de ir hacia dentro. Habla de encontrar al maestro interior. Habla de aceptación de nuestra sombra o de nuestra oscuridad. Habla de perdonar al otro y a nosotros mismos y dejar ir el dolor, la ira, la tristeza. Habla de meditación, de contemplación, de silencio interior.

El Hoponopono ayuda a limpiar nuestro corazón. Al hacerlo nos liberamos de vínculos con otras almas que no nos permiten volar ni a nosotros, ni al otro.

Esta es mi visión. Recuperar los cachitos de mi alma que se han ido quedando enganchados en el reino del caos. Solo así podré proseguir mi viaje a la Luz. Y, al hacerlo, mi vibración irá cambiando. Allí donde había pena habrá alegría. Allí donde había ira habrá serenidad, y paz. Mi mente, mi alma, mi corazón y mi cuerpo serán más ligeros, más limpios. Y, desde ahí, entonces podré ayudar a los demás. No necesariamente haciendo en el mundo físico, sino con la Luz que brilla cuando la oscuridad ya no está en el corazón. Es una luz que dará energía sanadora.

Estas últimas semanas he profundizado en el conocimiento del árbol de la vida. He aprendido a calcular el árbol de la vida personal, para poder ayudar a otras personas a encontrar un poco de sentido a lo que les sucede. Dicen que los Ángeles crearon el árbol de la vida para ayudar a la humanidad a retornar a Casa, a la Luz. Dicen que las meditaciones sobre los senderos y las séfiras nos ayudan en nuestra evolución acelerando el proceso. Así que en ello estoy, dejando que las meditaciones me vayan iluminando mi camino.

 


 

Spirituality: The Realm of Chaos.

It’s been over a month since my last Blog post. I have been busy with the final stages of publishing my second book and taking a course on the tree of life.

There is a thread that connects book and course… the realm of chaos.

Imagen relacionadaI remembered this image of the Chaos Goddess in the Simbad film. I have remembered the tricks and deceptions with which she sowed confusion, war and darkness in the world.

Once more, we may find a children’s movie that contains a message for adults as well.

The kingdom of chaos is for each of us as the image I have chosen. We are insignificant in power in front of it, as symbolized by the size of Simbad compared to the Goddess.

And what is the kingdom of chaos?

My book is about the Enneagram personality model; Model I studied deeply a few years ago, guided by the Universe, who has been putting in my life that and those whom I need for my spiritual evolution.

Our particular Eneatype is somehow our dragon, which holds our soul captive for the prince/hero to rescue, in this life. And… it’s like that, literally. For, the kingdom of chaos is made up of all the dragons of all mankind, for all the darkness that dwells in our heart generated throughout ALL our lives. And, that darkness has a life of its own. So, our Enneatype helps us to look up to the dragon of this life, and with will and love to ourselves, find the courage to humbly accept our contribution to the kingdom of chaos, and absorb it, and transmute it into Light.

Darkness is not overcome by exemplary laws and punishments. These paths serve nothing but to generate more negativity, more fear, sadness… food from the realm of chaos.

Darkness is not overcome by filling the streets for a few hours in a demonstration. The vibration of fear, of hatred, of anger…  are food of the realm of chaos.

We try to fix the world with laws, punishments, education systems, wars, NGOs, politics and religion. It’s a futile effort. Fixing the world, building the New Earth happens starting with ourselves. It’s about cleaning our own garbage from the world of chaos, a dump of humanity.

It’s easier to see the darkness of the world, of others, than ours.

The spiritual path speaks of going inward; talks about finding the inner master. It speaks of acceptance of our shadow or our darkness. It speaks of forgiving the other and ourselves and letting go of pain, anger, sadness. It speaks of meditation, of contemplation, of inner silence.

Hoponopono helps cleanse our hearts. In doing so we free ourselves from links with other souls which do not allow us to fly neither allows the other one.

This is my vision. Recover the little parts of my soul that have been stuck in the realm of chaos. Only then can I continue my journey to the Light. And, in doing so, my vibration will change. Where there was sorrow there will be joy. Where there was anger there will be serenity, and peace. My mind, my soul, my heart and my body will be lighter, cleaner. And from there, I can help others. Not necessarily doing in the physical world, but with the Light that shines when darkness is no longer in the heart. It’s a healing energy light.

These last few weeks I have delved into the knowledge of the tree of life. I’ve learned how to calculate the tree of personal life, to help others find a little sense to what’s happening to them. It is held that the Angels created the tree of life to help humanity return Home, to the Light. They say that meditations on the paths and the sefiras help us in our evolution by accelerating the process. So I’m right there, letting the meditations light up my way.