Espiritualidad: Conocer el Eneatipo de las personas.

Como todo en la vida, experiencias, vivencias, viajes, relaciones, cada uno lo vivimos de nuestra manera única y particular.

A mí, conocer el modelo del Eneagrama, no me ha ayudado a leer a las personas. A relacionarme con alguien, y pumba… saber cúal es su Eneatipo, a primera vista. Dar con el Eneatipo requiere dar con la fuente de las motivaciones de una persona, y eso es algo profundo, interior a lo que solo uno mismo tiene acceso.

Tampoco me ha ayudado a mejorar mi relación con el mundo. En realidad, podría decir con honestidad, que he entendido la razón por la que al pensar en un sabio, me viene a la mente la imagen de alguien viejecito, alejado del mundanal ruido, viviendo rodeado del silencio de la Madre Tierra. Supongo que es, porque he visto que es tarea difícil, casi imposible, tener una vida activa en el mundo, sin ensuciarse espiritualmente. El dolor, la crueldad, el desamor son energías densas que te ahogan.

Quizá, en lugar de ayudarme a mejorar mi relación con el mundo, me ha ayudado a mejorar mi relación conmigo misma.

Me ha ayudado a ver que todos sufrimos, que todos tenemos luz y oscuridad en nuestro interior, que cada uno busca consuelo de forma diferente, que se protege de la hostilidad del mundo a su manera.

Me ha ayudado a sentir compasión por mí misma, a conocerme, a cuidarme, y a amar espiritualmente a los demás.

Me ha ayudado a saber que la evolución espiritual de uno le lleva a dejar caer la personalidad, a trascenderla.

Me ha ayudado a ver que no se puede luchar contra el mal, contra la oscuridad del mundo pues su origen es la herida emocional imponente de la humanidad. Si luchas con leyes, manifestaciones, juicios, bronca…te llenas interiormente de ello. Y, es como un tapón. Empiezas con una cosa, y en el proceso de quitarla, te encuentras con que no tiene fin, aparece otra y después otra.

Me ha ayudado a dejar la espada, a liberarme cada día un poquito, de la pena, de la ira, o del miedo que se han ido acumulando en mi mochila particular de baja energía.

Me ha ayudado a ver los roles que cada Eneatipo juega en el mundo tal cual es. Un mundo dirigido por personas desde sus propias heridas emocionales, y por tanto, de modo caótico y falto de compasión, desde la política, la ciencia, la economía, los tribunales o desde los sistemas educativos.

Así que, Descubrir tu Eneatipo. Un camino espiritual de autoconocimiento es una guía para quien quiera empezar a ir hacia dentro de sí mismo.

Es un libro para quien empieza a ver que el cambio en el mundo, empieza sanando espiritualmente uno mismo.

Es un libro para quien sienta un profundo anhelo de encontrar el camino a la paz y al silencio interior. Cuando empiezas a encontrarlo, aunque solo sea durante brevísimos instantes, te das cuenta del abrumador ruido del mundo.