Economía feminista: El trabajo remunerado no ha liberado a las mujeres – Silvia Federici.

Estoy de acuerdo con Silvia Federici, el trabajo remunerado no ha sido la clave para liberar a las mujeres, ni ha acabado con la violencia de género, ni creo que haya mejorado la relación entre hombres y mujeres.

Siempre digo en mis artículos que veo que el camino pasa por “el matrismo” valorar la parte femenina, nuestro rol, nuestros valores, y enriquecer el mundo con ellos.

Silvia Federici habla de remunerar el trabajo del hogar, de darle el reconocimiento de ser un trabajo, para que deje de ser explotación del capitalismo y acabar con el «motherhood penalty» , yo siempre hablo de la necesidad de reforzar el peldaño primero de la pirámide de Maslow de las mujeres, es decir el económico, para empoderar la maternidad, para ponerla en el lugar que le corresponde. UN Women estima que el trabajo  doméstico no remunerado ronda entre el 20% y el 39% del PIB.

Remunerar el trabajo doméstico, significa:

  • Que las mujeres puedan cotizar al sistema de pensiones público.
  • Que sean independientes económicamente del varón.
  • Que no se dé la pobreza de las familias monoparentales resultado del divorcio.
  • Probablemente, el fin de la violencia de género.
  • Dejar de hablar de custodia compartida, de guarderías, y de actividades extraescolares como sinónimo de que el trabajo remunerado libera a las mujeres porque la evidencia muestra lo contrario.
  • Ayudar a las mujeres en su maternidad, aumentar su dignidad y su libertad.
  • Contribuir a calmar la sed de maternaje social de occidente.

Remunerar el trabajo doméstico significa Proteger la maternidad.