El conflicto irresoluble entre capital y vida.

La violencia de género emana, en gran medida, del modelo económico capitalista que se sustenta en el modelo social patriarcal.

Estoy convencida de que mientras estos modelos estén vigentes, será una tarea bien imposible acabar con la violencia del mundo, y en concreto con la violencia contra las mujeres.

Con el propósito de ver otras alternativas a dichos modelos, llevo varias semanas leyendo entrevistas, artículos,  sobre la propuesta de la economía feminista, el ecofeminismo, los pueblos autosostenidos (Regen villages), la economía solidaria, y la economía compartida. He leído el libro de Mercedes Dalessandro, Economía feminista y  escuchado varias entrevistas a Cristina Carrasco y conferencias y charlas de Amaia Pérez Orozco.

Escribo esta entrada a partir de las conferencias de Amaia Pérez Orozco, eligiendo lo que más resuena en mi interior, y compartiendo las reflexiones que han motivado.

 

Resultado de imagen de capitalismo manifestacion dibujos

Cuando veo  imágenes de las calles invadidas por masas de personas desbordadas por la rabia, la frustración, el hambre, la angustia o el dolor, que salen a manifestarse, a protestar contra los abusos jurídicos, políticos, sociales y económicos  que emanan del poder que han construido estos modelos no puedo evitar pensar en el día después, y el de después, y en el siguiente.

Las calles por unas horas expresan lo reprimido.

Y, al día siguiente todo vuelve a ser lo mismo, los hilos del poder están intactos.

Imagen relacionada

No puedo evitar pensar en la estructura que sustenta nuestro modo de vida.

Mientras que la estructura siga igual, las protestas caen en saco roto, el sistema se reinventa. Es como una nube negra, que se diluye aquí, y aparece allá, fortalecida. A Roma, le siguen los castillos, y a los castillos las empresas capitalistas. Cada vez que los siervos, esclavos, clases populares se han rebelado contra las élites, el sistema se ha reinventado con otro nombre.

Y, el arma es el dinero, la violencia, y la manipulación a través de la información sesgada que permiten que se filtre hacia abajo de la estructura. Las masas siguen siendo controladas por el poder de las religiones que controlan las mentes de las gentes, las fuerzas del orden que oprimen las revueltas, los estamentos políticos que hacen leyes para crear una supuesta legalidad diseñada para controlar, y someter a las masas populares, a través del poder judicial.

El dinero es el arma de las élites que dice quién come y quién no, quién acumula y a quién no solo se le priva del derecho a acumular, sino que se le exprime para sustentar la estructura.

Resultado de imagen de acumulacion originario del capital

Un modelo económico que solo privilegia a unos pocos a costa de unos muchos subyugados. El capitalismo es depredador, racista, colonialista, androcéntrico.

Es un modelo que niega la universalidad, pues viven bien las élites a costa del mal vivir de la otra parte.

Es un modelo que niega la singularidad, que no acepta reconocer las diferencias de sexo, de raza, étnicas y de distintas formas de vida.

La economía es la economía de los ricos, la que garantiza y perpetúa los modelos de explotación, para garantizar el proceso de acumulación de capital de las élites, unas pocas vidas que acumulan el poder y los recursos del planeta en sus manos.

Supongo que por ello, la economía oficial solo es mercado, servicios públicos y sistema financiero.

Supongo que por ello, a la economía solo le interesa el beneficio capitalista.

Supongo que por eso, invisibiliza, no tiene en cuenta lo que hay por debajo y sostiene el mercado: toda la economía del cuidado y la naturaleza.

La economía del cuidado se invisibiliza porque no se habla de ella, porque no existen datos, conceptos, teorías económicas, nombres

La economía del cuidado se invisibiliza porque no te pagan o lo hacen mal, porque no tienes derechos sociales o los dan pero pésimos.

La economía del cuidado se invisibiliza porque no se construyen movimientos políticos desde el trabajo no remunerado.

El modelo económico y social lo invisibiliza convirtiéndolo en un problema individual de las mujeres en sus casas, para que no sea un problema político colectivo.

Un modelo social patriarcal  en el que hay dos mundos, el femenino y el masculino, con una estructura jerárquica entre ellos, donde lo femenino está siempre subyugado y al servicio de los masculino y masculinizado. Los mercados son la esfera masculinizada que para subsistir necesita una base feminizada oculta.

El modelo se sustenta entre otras cosas en que los valores son diferentes entre hombres y mujeres. Diferencia que el feminismo de la igualdad considera creación social, mientras que el feminismo de la diferencia, biología.

El modelo se sustenta en un ejército de hombres y mujeres inmolados esclavos del sistema.

Mujer: de sí para el resto. Garantizo la vida de quien está en mi entorno otorgando bienestar y luego si me queda un hueco busco un espacio a través de mi inserción en el mercado.

Hombre: sí para sí. Encuentra su lugar a través de la inserción con éxito en el mercado, en base a una falsa autosuficiencia de no depender de nadie y después, constituye vínculos con otros.

Lo cierto es que no existe la autosuficiencia, que es una falacia, lo que existe es la interdependencia y la dependencia.

Hablar de autosuficiencia significa sobrevalorar lo que los supuestos sujetos autosuficientes dan al conjunto social y minusvalorar todo lo que el conjunto social da a estos sujetos autosuficientes.

Hablar de autosuficiencia es negar que alguien te ha cuidado cuando eras pequeño, que alguien te cuida cuando estás enfermo, y que alguien te cuidará cuanto te hagas viejo.

Hablar de autosuficiencia implica entronar al patriarca que sale al mercado, trae el salario, y mantiene a su esposa dependiente y a sus hijos, ignorando todos los trabajos de cuidado que ha recibido y recibirá a lo largo de la vida.

Hablar de autosuficiencia es llamar dependiente a las amas de casa, negarles todo el valor social de su trabajo, y los derechos sociales, un salario, o cualquier reconocimiento social.

Hablar de autosuficiencia es decir que por arte de magia uno sale al mercado en condiciones de plena disponibilidad para la empresa, listo para poner en marcha el proceso de acumulación de capital.

Autosuficiencia es el concepto que subyace al concepto de clases pasivas, que considera que no hay más mundo que cuando estás en el mercado sometido a la esclavitud del salario.

En definitiva que es un modelo económico – social cuyo único foco es el crecimiento versus el desarrollo de la humanidad.

Resultado de imagen de conflicto entre acumulacion de capital y sotenibilidad de la vida

Y, pensar que el sistema puede tener un crecimiento ilimitado ha conducido a la crisis actual.

Por tanto, la crisis no ha empezado en el 2007, ni es financiera, ni bancaria, es una crisis multidimensional y acumulada.

Es una crisis sistémica y civilizatoria.

Es una crisis ecológica. Vivimos de los ahorros del planeta.

Es una crisis de reproducción de los países pobres del sur, porque las expectativas de desarrollo emocional y vital de las personas no se cubren, porque sufren hambrunas, muertes, crisis alimentaria, o porque han de emigrar para sacar la vida adelante.

Y,  esa crisis de reproducción en gran medida está causada por la explotación de los recursos del sur por las élites capitalistas del norte. Porque el norte, vive del pedazo de planeta que le toca al sur.

Es una crisis de cuidados del norte global, pues los sujetos tienen que estar plenamente disponibles y flexibles para el mercado, sin necesidad de cuidados y sin ninguna responsabilidad sobre los cuidados del resto. Y cuando no se puede cumplir este rol empiezan los problemas, porque uno tiene que responder a las necesidades del mercado que no son las de la vida y a las necesidades de la vida que se resuelven fuera del mercado, produciéndose tensiones, agotamiento, sobre todo, en las mujeres en condiciones de desigualdad entre ellas también.

Las mujeres de clase media se han emancipado con el trabajo, las de clase obrera no porque lo hacen todo, lo que implica una degradación de la calidad de vida.

Cuidan las abuelas o se contrata a alguien para que haga tu trabajo mientras que sales al mercado. Y lo hacen las mujeres pobres del sur que limpian tu casa y la suya.

Hay cadenas globales de cuidados, mujeres pobres que emigran de los países del sur por la crisis de reproducción, que dejan de cuidar en sus lugares de origen, y su vacío es ocupado a su vez por otras mujeres.

Cualquiera de estas opciones, conlleva explotación de unas mujeres a otras.

La crisis ha provocado que una crisis de reproducción del sur se haya extendido al Norte. La reproducción tiene que ir acompañada necesariamente de unas buenas condiciones de vida de las personas y esa dimensión de la sostenibilidad está siendo enormemente afectada por la crisis que ha provocado un notable aumento de la precariedad de la vida, creando mayores desigualdades, mayores índices de pobreza, más trabajo doméstico y de cuidados en los hogares (lo que afecta mucho más a las mujeres que continuamos siendo las responsables de este trabajo).

Imagen relacionada

 

La propuesta política feminista.

No proponen ir marcha atrás, apostar por el empleo, los salarios, la producción, o por el estado del bienestar.

Dicho de manera rápida: la propuesta de la economía feminista es acabar con el sistema capitalista patriarcal.

El modelo que vivimos convierte a la vida en un medio que no en un fin, porque existe un conflicto irresoluble y estructural entre la acumulación de capital y la sostenibilidad de la vida. O garantizamos acumulación de capital o garantizamos la vida.

La economía feminista apuesta por la vida.

Proponen ir más allá del mercado, hacia otra economía que tenga como eje central la vida de las personas y la vida del planeta.

Propone encontrar una vida que merezca la pena ser vivida, y construir hacia esa visión alternativa del mundo actual desigual en rentas, riquezas, tiempos, y prestaciones.

Propone que el cuidado de la vida humana sea la preocupación social primera de todos los agentes sociales y políticos.

Propone el desarrollo de personas sociales con mayores capacidades afectivas y de relación, con mejores condiciones de vida, con mejor buen vivir.

Propone otra manera de mirar el mundo, otra forma de relación con el mundo, donde la economía se piense y realice para las personas.

Proponen vivir mejor con menos.

Esta propuesta representa un cambio total, que exige una reorganización de los tiempos y los trabajos (mercantil y de cuidados), exige cambios en la vida cotidiana, exige una nueva estructura de consumo y de producción y, por supuesto, un cambio de valores.

Como primer aspecto, hay que considerar todos los tiempos que componen el ciclo vital: de trabajos, de ocio, de participación social, tiempo propio, estudio, etc., teniendo en cuenta su organización y los tiempos compartidos; posibilitando a todas las personas –independientemente de su sexo/género, etnia, grupo social, etc. – el mismo nivel de disponibilidades de tiempo.

Y, en segundo lugar, es necesario desplazar la centralidad del tiempo de trabajo de mercado hacia tiempos más directamente relacionados con la vida y el bienestar de las personas, considerando que la libertad de gestionar el propio tiempo es una fuente importante de bienestar. Lo más probable es que esta medida incida en una antigua reivindicación, a saber, la reducción del tiempo dedicado a trabajo remunerado, la reducción de la jornada laboral para todos y todas.

Si nos concentramos en la vida, vemos que no queda tiempo para el capital.

La economía feminista va más allá de la igualdad entre hombres mujeres, habla de universalidad, de que todos tengamos una vida que merezca la pena ser vivida,  y habla de singularidad, respetando las distintas perspectivas de vida, la diversidad humana, no imponiendo a los otros una única forma de ver el mundo.

Vive y deja vivir.

Se me ocurre pensar que en esa visión del mundo de vida que merezca la pena ser vivida, no hay Estado, no hay poder de la Iglesia, no hay monarquías, no hay banderas, no hay mercado de capitales pues se deja de usar la vara de medir de dinero, y se cambia el foco del beneficio al bienestar social, del crecimiento ilimitado al desarrollo de la humanidad, de la primacía de la mente patriarcal a la emocional y a la instintiva.

Un mundo donde no exista la dicotomía de élite o de esclavo.

Pienso que es necesario crear un modelo que deje acumular a las clases populares, y a los pequeños y medianos empresarios, que hoy soportan el peso del 89% de la carga del monstruo del Estado. Hacer que el capital, entendido como prosperidad y abundancia, llegue a todos los lugares del planeta. Una abundancia en consonancia con los ritmos del planeta y de la vida. Unir producción y reproducción.

Hoy el modelo está configurado para que no pares de trabajar 40 y pico años, sin descanso.

Hoy el modelo están configurado para que seamos máquinas para el mercado y volvamos a casa a dormir.

Hoy el modelo está configurado para que nadie escape del modelo educativo porque si opta por otro modelo queda fuera del mercado de trabajo.

Hoy el modelo roba los hijos a quienes se resisten a vivir según los dictados de esclavitud de la supuesta legalidad.

La propuesta de economía feminista es alternativa al capitalismo y al socialismo, pues éste también ignora la economía del cuidado.

Con gratitud a Amaia Pérez Orozco.


La izquierda española ante la globalización – Alberto Garzón – Economía para pobres.

La forma de vida de las monjas de Suesa.

Discurso en la ONU de José Mújica.

Human – José Mújica – Uruguay.