El abuso económico deriva de la desigualdad.

Leer el artículo  Violencia contra la mujer: cuando el abuso es económico me ha hecho reflexionar sobre el sinsentido de hablar de abuso económico en un mundo donde la mujer es una ciudadana de segunda, con derechos en el papel, pero no de facto.

Así que, no puedo evitar ver una gran hipocresía social, política y judicial detrás del concepto de abuso económico.

Resultado de imagen de abuso económico

Que se hable de este existe el abuso económico, cuando en el juzgado de familia no se tienen en cuenta las consecuencias económicas del divorcio es  dar esperanza de defender lo imposible.

Lo que veo es que la esfera privada del hogar reproduce la desigualdad patriarcal de la esfera pública.

En la esfera pública, el poder social, político y económico – empresarial, lo tienen los hombres, y el patriarcado se ocupa bien de protegerlo de ahí la brecha salarial, o la presencia reducida de la mujer en dicha esfera.

Y esto se reproduce en la esfera privada, y permite al varón o cabeza de familia mandar de facto en el hogar controlando la parte económica y otorgándole todos los derechos sobre ella. Es importante que las féminas sepan que a la hora del divorcio o la denuncia el trabajo no remunerado del hogar NO ES TRABAJO, NO TIENE PARO, NI DERECHO A PENSIÓN, y si el régimen es de separación de bienes, resulta que a todos los efectos también es “SU CASA” porque independientemente de la escritura de propiedad la casa es de quien la paga, porque el trabajo no remunerado de cuidar no tiene ningún valor económico.

Por tanto,  la ley del divorcio no contempla el ABUSO ECONÓMICO, sino que  confiere el derecho al varón de despedir SIN INDEMNIZACIÓN, SIN PARO, SIN COBERTURA DE LA SEGURIDAD SOCIAL, SIN RENTA VITALICIA, a la mujer aun cuando éste haya edificado su carrera, estatus, pensión a costa de los derechos de su mujer.

En realidad,  existe abuso económico entre otras cosas porque LA LEY DEL DIVORCIO CONSIDERA QUE “EL DINERO ES DEL VARÓN”, EL ESTATUS, LA CARRERA PROFESIONAL, LA PENSIÓN DE JUBILACIÓN, TODO.

Y lo mismo ocurre con los hijos que la ley o la aplicación de la ley, le otorga todos los derechos por ser patriarca o cabeza de familia, por ello, conviene saber que solo el 1% de los maltratadores condenados (el 80% de la violencia pasa desapercibida porque no se denuncia), queda privado de la patria potestad, solo el 3% de los maltratadores condenados queda exento del derecho a visitas. Por tanto, efectivamente, manda sobre los hijos por los derechos que le confiere el orden patriarcal, y los menores no tienen derecho a vivir en paz, libres de violencia, y no tienen derechos o se sacrifican en el altar de los derechos del padre. Y SAP, se encarga a las mil maravillas de que la mujer maltratada y sus hijos lo pierdan ABSOLUTAMENTE TODO.

Mientras que el legislador, no tenga el compromiso de acabar con que la pobreza tiene rostro de mujer, o con que a las familias monomarentales no le salen las cuentas o con la penalización por los vacíos de cotización o con que tribute la pensión compensatoria o con que no se tenga en cuenta en el divorcio que el trabajo no remunerado es UN TRABAJO y es la contribución que realiza la mujer o con el motherhood penalty, y se empoderen los derechos sociales y económicos de la mujer el abuso económico en la familia, será la imagen del abuso económico del orden patriarcal en la esfera pública.

Y, esto pasa sí o sí por reconocer y otorgar valor económico y social al ingente trabajo que supone el arte de cuidar de los hijos.