El 39% de los españoles consume prostitución…

Llevo varios días pensando en el tema de la prostitución y la trata. Llevo tiempo reflexionando sobre qué está ocurriendo en nuestra sociedad occidental para que lejos de desaparecer esta esclavitud de la mujer el negocio crece, y crece sin fin.

Y, hoy me trae el Universo este artículo. Neoliberalismo y cuerpo de la mujer (2) de Eduardo Aguayo. El autor lo plantea como un problema de educación. Es decir que educando en la igualdad…

La voz de mi alma, me susurra que ésta no es la causa, ni la solución.

Siento que hay algo que subyace en que el 39% de los españoles consuma prostitución, y que cada vez los clientes (por llamarlos de una manera) son más jóvenes.

Por un lado, lo que subyace es lo que dice Zygmunt Bauman “Hemos perdido el arte de las relaciones sociales”

Hemos olvidado el amor, la amistad, los sentimientos, el trabajo bien hecho.

La humanidad ha olvidado cómo ser feliz.

y vivimos la época del amor líquido: la mercantilización del amor en el siglo XXI.

Es propio de la sociedad de la información y el consumo en que nos encontramos. Las personas dan más valor a la experiencia presente, a la libertad sin ningún tipo de ataduras, al consumo puntual y poco responsable y a la satisfacción inmediata de las necesidades corporales e intelectuales. Todo aquello que no cumple con el requisito de la inmediatez, del “usar y tirar”, es desechado.

El amor líquido, pues, hace referencia a la fragilidad de los vínculos sentimentales, alude a la necesidad de no establecer raíces emocionales profundas con las personas con que nos cruzamos en la vida, a fin de permanecer desvinculados emocionalmente y así poder encajar en un entorno en constante mutación. Sin embargo, el amor líquido no solo refiere a nuestras relaciones con los demás, sino también a nuestra relación con nosotros mismos, pues Bauman considera que vivimos en una cultura que destaca por la “liquidez del amor propio” de los individuos.

Además de esta interpretación del sociólogo polaco, quizá, después de todo, las mujeres somos de Venus y los hombres de Marte…

Tengo la sensación de que las mujeres solemos buscar relaciones duraderas, igualitarias, compañeros vitales, y me temo que al menos ese 39% de hombres no. Para mí es indicador de que a este porcentaje de hombres solo le interesa la mujer desde el punto de vista reproductor y sexual, y  para él la mujer se usa y se tira, como un mero objeto de consumo.

Me da que cada vez hay más distancia entre hombres y mujeres, cada vez las mujeres estamos más formadas (más mujeres que hombres salen de la universidad), cada vez hay más mujeres que se sanan emocionalmente, cada vez más las mujeres saben lo que quieren, y lo piden y lo mejor…. NO SE CONFORMAN CON MENOS.

Me temo que esto no se cambia con la educación, sino con la sanación del corazón humano, que vaga cada vez más perdido y alejado de la Fuente. Y, el camino que lleva a la conexión, se recorre en solitario, y es un camino interior de búsqueda que requiere gran valor.

El mundo exterior es el reflejo del mundo interior.