Documental: ¿¡Y tú qué sabes!?

Resultado de imagen de documental y tú que sabesHace alrededor de diez años me recomendaron el documental ¿¡Y tú qué sabes!? Fue entonces cuando leí por primera vez sobre el Hermetismo. Circunstancias de la vida me alejaron durante mucho tiempo del Camino hacia la luz, quizá, porque para poder seguir avanzando tengo que salvar otros obstáculos, entre ellos el de reconocer, como he dicho en otras entradas, a distinguir la luz de la oscuridad y a proteger mi energía.

Estos últimos meses, el Universo me ha guiado  a los libros y videos de Laín García Calvo, al Blog de David Topí y a los libros de Santos Ávila Ruiz y a través de ellos  he llegado de nuevo a este documental.

Todos de alguna manera escriben sobre la capacidad creadora de la mente. A través de nuestros pensamientos de amor o desamor, de esperanza o de indefensión, de libertad o esclavitud, de abundancia o de escasez vamos día a día creando nuestro mundo, nuestra realidad.

Tengo la sensación de que la violencia contra las mujeres no se acabará mediante las reivindicaciones, las huelgas, las manifestaciones, nuevas leyes, nuevos recursos, las cuotas de las mujeres, más guarderías, más residencias de tercera edad, porque el origen está en el corazón de la humanidad, que se ha alejado de la alta vibración de la energía del amor y vive sumida en la baja vibración de la energía del miedo.

La energía del miedo….

Los hilos del poder controlan la humanidad a través de esta energía del miedo, haciéndola pensar que tiene libre albedrío, cuando lo cierto es que su vida está guiada sutil y no sutilmente por ellos mediante leyes opresivas, las distintas religiones, sistemas educativos sinsentido en los que los niños pierden su infancia y se convierten en ovejitas ya desde temprana edad, manipulados mensajes de los medios de comunicación controlados por ellos, la publicidad, complejos sistemas de espionaje y de control mental, operaciones sin bandera, para crear más desasosiego, desconsuelo, odios entre razas, religiones, sexos. Y, también controlando la producción de alimentos a nivel global. Controlando quien come y quien no, y asegurándose que lo que come la mantiene débil y enferma.

Nos levantamos cada día, pensando que ésta es la única realidad, cuando lo cierto es que hay múltiples realidades posibles.

Mi camino no es luchar contra la oscuridad, pues los hilos del poder son como una nube oscura inaccesible, con un ingente poder para someternos. Y, sin embargo, tiene un punto débil: la energía de la luz, su alta vibración. Por eso, hacen todo lo posible para mantener a la humanidad ignorante, ocupada en labores absurdas agotando su día para que no puedan conectar con la energía renovadora de la espiritualidad, del amor, y de la bondad.

Así que, mi camino es encender más luces, invitar a más personas a que inicien el Camino de la luz, que juntas elevemos la vibración y avancemos hacia la Nueva Tierra.

Si dentro de tu interior algo te dice que la realidad de baja vibración que vemos en los medios de comunicación, no es tu realidad, sino que tu realidad es un mundo de abundancia, cooperación, generosidad, paz, libertad,  visualiza cuál es tu verdadera realidad para que el Universo oiga tu susurro y te ayude a materializarlo.

En mi realidad de la nueva Tierra,

No hay ricos ni pobres, no hay esclavos,

Cuidamos la naturaleza y ella nos cuida a nosotros.

Espíritu y materia se encuentran.

Vivimos una vida slow – tranquila, donde cada persona tiene tiempo para disfrutar de la belleza de la vida, de las relaciones con otros, de una vida meditativa.

Un lugar donde cada uno desarrolla sus talentos innatos.

No hay Estados, ni parlamentos, ni tribunales, ni leyes opresivas, ni fronteras, ni religiones, ni cárceles.

Se producen los alimentos de forma respetuosa con la Madre Tierra, para todos.

Vivimos con salud física, emocional y espiritual.

Sin ciudades.

Disfrutando de la eternidad del momento presente.


¿¡ Y tú qué sabes!? en español.

¿¡Y,tú qué sabes! en inglés con subtítulos en español.