Después del divorcio el juez toma las decisiones importantes sobre TUS hijos.

Acabo de leer una noticia de que Un juez resuelve que una menor debe hacer la primera comunión.

Una de las cosas que al menos yo desconocía antes del divorcio y es muy importante, es que una vez que te divorcias, decisiones importantes de la vida de los hijos YA NO LA TOMAN LOS PADRES.

Decisiones como ésta de la noticia de hacer la comunión o decidir el colegio o decidir un tratamiento médico o un ingreso en el hospital o ir o no un año al extranjero, puede ser tomada por el juez si no hay acuerdo entre los padres, lo que es habitual si ha habido maltrato porque hay un autoritario, narcisista, con poder en la esfera pública, que tiene todas las papeletas de que la justicia patriarcal le dé la razón. Como en este caso.

El Estado, de alguna forma, asume la autoridad después del divorcio, y la autoridad de los padres se diluye, porque se entiende que con tu divorcio demuestras que no eres buen padre y buena madre.

Los jueces escuchan a los niños… como si oyeran llover, desde la posición de que un niño no sabe nada, y los adultos saben mejor lo que les interesa.

Entre las consecuencias económicas del divorcio para la mujer que es el cuidador primario y tienen dependencia económica, y el calvario de los niños que tienen que hacer visitas al juzgado constantes con el estrés pertinente, y teniendo en cuenta, que la mano negra de la Iglesia, a través de organizaciones como el Opus Dei tiene muchos miembros en todos los estamentos del poder político, mediático, militar, empresarial, y por tanto, en el judicial, conviene saber que las decisiones se tomarán con el barniz patriarcal de esta ideología ultra conservadora, en la mayoría de los casos, salvo honrosas excepciones, que he de reconocer que también me he encontrado en el camino.

Sigo pensando que la protección de los niños es cumplir años,  porque después del divorcio, ocurre que el poder de maniobra es mucho peor con el Estado que con el maltratador. Antes del divorcio proteges con tu vida a los hijos, después el Estado te lo impide, poniéndo a los niños en bandeja para que el maltratador haga lo que le venga en gana.

Cuando me pregunta una madre sobre la decisión de divorciarse o denunciar, le digo que su poder es infinitamente menor cuando el Estado asume la autoridad. Le hablo del calvario para los niños del régimen de visitas, del riesgo imponente de la custodia compartida impuesta o la total al maltratador, de que se les puede prohibir ver a los niños.

En fin, conviene saber antes de tomar una decisión de divorciarse o denunciar,  que después no puedes protegerlos.