Descubrir tu Eneatipo: Agresor.

Cuando abrí el Blog, uno de sus objetivos era:

Reunir datos sobre perfiles de personalidad de cónyuges divorciados, estudiar los resultados, concluir si se repite el mismo patrón.

Hoy, años después…

Pienso que la violencia contra las mujeres forma parte de la forma en que el mundo está estructurado. Y, si el enfoque es el mundo físico sin ir más allá,  entonces veo que el problema es complejo pues es el modelo de vida patriarcal, y todo lo que emana de éste, el modelo social, el modelo económico, el modelo académico, el político, lo que causa tanta desigualdad, crueldad, y horror.

Y, desde este punto de vista he escrito el libro, reflexionando sobre los roles que los distintos Eneatipos juegan en el mundo tal cual es.

Los distintos Eneatipos son pues distintas maneras de encarar dicho horror de mundo, si es que para ti es horror, la pobreza, el hambre, la mentira, el abuso, el desamor, etc.

¿Podría hablarse de Eneatipo del hombre violento?

Creo que no. En la violencia contra las mujeres, está el  abuso pitbull y el cobra, del que escribí en las entradas sobre la relación de apego. El pitbull de apego ambivalente y el cobra, evitador. El tipo celoso, emocional, frente al tipo frío, estratega, mentiroso patológico del narcisista perverso.

El denominador común es el abuso de poder, tener una ideología de que las mujeres son inferiores.

Y, así el que abusa de otras razas, géneros, pueblos, religiones incluso del planeta, o de los animales suele pensar lo mismo, que son inferiores. El clasismo, el racismo, emanan de esta concepción de separación, de que otras gentes, son inferiores y por tanto, con menos derechos.

Abuso verbal, económico, psicológico y físico..

Hay crítica constante, hay ira, hay frialdad, hay mentira, hay falta de compromiso, cobardía, egoísmo, arrogancia…

Así, si reflexiono sobre el abuso, veo la criticalidad del Eneatipo 1, el orgullo del Eneatipo 2, la falsedad del Eneatipo 3, la ira del Eneatipo 4, subtipo sexual, el sarcasmo, distancia emocional, arrogancia del Eneatipo 5, la rigidez (especialmente el subtipo social), emocionalidad, jerarquía, irracionalidad, miedo o cobardía del Eneatipo 6 (especialmente la ira del subtipo sexual), el narcisismo y falta de compromiso del Eneatipo 7, la profunda necesidad de triunfo vengativo cuando es traicionado del Eneatipo 8, o la forma pasivo-agresiva con la que el Eneatipo 9 se cierra en sí mismo.

Cierto es que quizá los Eneatipos emocionales (4 – 6 – 8) cuadran más con los abusadores pitbull, y los lógicos, más controlados (1 – 3 – 5), con el tipo cobra, pero en realidad, todos podrían serlo.

En el estado de enfermedad, creo que cualquier Eneatipo podría llegar a la violencia física.

Entonces, ¿cómo te puede ayudar el libro?

El modelo te ayuda a ser menos naive, porque aprendes que no hay una única forma de ser, de reaccionar, de relacionarse con la vida o con los demás.

También aprendes que muy pocas personas tienen un compromiso consigo mismos de evolución espiritual, de sanación. Por tanto, que hay personas que no tienen acceso a la compasión, que otras no tienen compromiso con la honestidad, que otras siguen irracionalmente ideologías (nazismo, dictaduras, partidos políticos, religiones), que otras no tienen acceso a la intimidad, y no tienen mundo interior…

De alguna forma hay un antes y un después al conocer el modelo, pues a la hora de relacionarte con el mundo ahora sabes que no hay esto de buenas y malas personas, sino que somos potencialmente las dos.

Y, por tanto, que esto de confiar ciegamente en alguien... sí en uno mismo, tu mejor aliado, tu mejor amigo.