Desconexión entre organismos.

En los medios de comunicación se habla de la violencia de género, de las muertes de mujeres cada año, de la descripción del perfil del maltratador, de las conductas de sometimiento que usa con esposa e hijos, pero no se habla de que solo el 3% de los hijos queda libre del régimen de visitas. En España, la gran mayoría de los jueces, apoyados por gran parte de los psicólogos forenses, considera que si las pruebas psicométricas y entrevistas, no demuestran daño psíquico, los hijos han de ver al padre, aunque no quieran, aunque éste tenga orden de alejamiento, incluso aunque hayan presenciado violencia física o psíquica.

  • Las campañas del 016 – Ministerio de Sanidad – solo atiende a mujeres, no a los hijos de estas mujeres que no quieren ser forzados a ver al progenitor que maltrata, los cuales son desviados a la Fundación Anar, o a la Fiscalía de Menores – solo el 3% de estos menores queda libre.
  • La policía – un menor no puede poner una denuncia o dejar constancia de que no quiere cumplir el régimen de visitas.
  • La fundación Anar – que solo puede escuchar a los menores, porque la única forma en que un menor queda libre es a través de una Demanda de Modificación de medidas y un juez que reconozca su derecho a vivir en paz, a elegir con quien quiere vivir y con quién no, que reconozca su derecho a que se respeten sus sentimientos, su criterio, su dignidad, y libertad.
  • Los protocolos ante el maltrato de género, y la fijación del régimen de visitas que tiene el Ministerio de Justicia, para fijar el régimen de visitas, no progresan en la misma línea que el perfil del maltratador del Ministerio de Sanidad , Mum Asociación de Mujeres unidas contra el maltrato, y Simi, plataforma stop, maltrato infantil.

Proteger la maternidad sería:

  • Tolerancia cero al sufrimiento infantil, garantizar que un menor vive en paz, con quien quiere vivir.
  • Hacer un estudio sobre perfiles de personalidad de los divorcios más conflictivos y ver si se repiten patrones, con el fin de que se tenga en cuenta este dato en los juzgados de familia.
  • Liberar a los psicólogos de no poder ayudar a los hijos de mujeres maltratadas sin el permiso del padre, máxime cuando es el maltratador.
  • Apelar a nuestra humanidad, cada vez que desde nuestra profesión sea jurídica, psicológica, fuerzas policiales, o ciencias de la sanidad, nos encontremos ante un niño que llora, o un joven que suplica su libertad, pongamos en duda los protocolos que perpetúan el consentimiento total social del maltrato y empecemos a posicionarnos cueste lo que cueste al lado del más vulnerable.

 


 

Víctima de supuestos abusos y de las contradicciones de la justicia La juez imputa por incumplir el régimen de visitas a la madre de la niña que grabó a su padre admitiendo que la sometió a tocamientos.


Si te ha resultado útil esta entrada, quizá, te gustaría colaborar a mantener vivo este Blog comprando el libro de Por una maternidad protegida. La involución de los derechos de la mujer y de la infancia en occidente, en Amazon.

Por una maternidad protegida – Kindle.

Por una maternidad protegida – Papel.