Denuncia a la ONU, versión preliminar española.

Sin títuloUnited Nations Commission on the Status of Women

405 East 42nd Street, New York, NY 10017

DENUNCIA DE ACUERDO CON EL PROCEDIMIENTO DE COMUNICACIÓN DEL CSW.

De acuerdo con el procedimiento de comunicación de United Nations Commission on the Status of Women – Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de la ONU, cualquier individuo, organización no gubernamental, grupo o red puede presentar denuncias a la Comisión que contengan información relativa a presuntas violaciones de los derechos humanos que afecten a la situación de las mujeres en cualquier país del mundo. La Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer considera tales comunicaciones, como parte de su programa anual de trabajo, con el fin de identificar tendencias emergentes, patrones de injusticia y prácticas discriminatorias contra las mujeres a efectos de formular políticas y desarrollar estrategias para la promoción de la igualdad de género.

En nombre de miles de mujeres, The Women’s Coalition, junto con su organización hermana, Safe Kids International, por la presente, hace llegar esta denuncia, detallando un patrón internacional de violación de derechos humanos que se comete en contra de las mujeres que da como resultado la perdida de los niños y/o la incapacidad de protegerlos de padres abusivos. Estamos solicitando a la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de la ONU, a ONU Mujeres y al Secretario General Ban Ki-moon que reconozcan oficialmente este patrón generalizado de injusticia y prácticas discriminatorias que se detallan aquí y que nombren un comité para investigar, formular una política y desarrollar estrategias con el fin de acabar con esta prevalente discriminación y grave opresión contra las mujeres.

SINOPSIS DEL ASUNTO

Ahora que las mujeres de los países desarrollados son independientes financieramente y que pueden separarse y divorciarse de los hombres (y no ser relegadas a las calles o morir), se encuentran, por primera vez, en la historia escrita, en la vulnerable posición de perder a sus hijos a manos de un hombre que los quiere por cualquier razón. La mayoría de las mujeres desconoce que el movimiento de liberación de la mujer de los setenta no liberó a las mujeres completamente. Los hombres pueden y con demasiada frecuencia usan a “sus” hijos para mantener el control sobre “sus” mujeres que les han dejado o que no han vivido de acuerdo a sus estándares de esposa y pareja. Mujeres que creen que sus derechos e igualdad han sido peleados y ganados décadas atrás, se ven sorprendidas cuando, una tras otra, son desacreditadas, degradadas, desempoderadas, y emocionalmente y financieramente devastadas en el proceso de ser privadas de sus preciosos hijos.

Hay un patrón sistemático y metódico que se está aplicando en todo el mundo, que lleva a cabo el robo de los niños a buenas madres: investigaciones/evaluaciones de mala calidad por parte de las fuerzas de seguridad, asistentes sociales y/o profesionales de los juzgados de familia; opiniones y recomendaciones sesgadas dadas por abogados y psicólogos elegidos por los juzgados; ignoran o encubren la evidencia de que el padre no es apto, es abusivo o actúa motivado por el deseo de venganza o por motivos financieros; falsas conclusiones de que las mujeres mienten, alienan, están mentalmente enfermas o son emocionalmente abusivas; usan esas conclusiones para cambiar la custodia del cuidador primario, la madre, al padre; silencian a las madres con amenazas de perder completamente a sus hijos y/o ser encarceladas por falsas acusaciones de desacato; silencian a los niños a través de sofisticados métodos psicológicos coercitivos llevados a cabo por psicólogos elegidos por los juzgados. Al final, las mujeres son devastadas emocionalmente, socialmente y financieramente.

Aunque los juzgados de familias son el escenario principal donde tiene lugar este mantenimiento organizado de las prerrogativas paternas, los servicios sociales, las fuerzas de seguridad, el sistema de justicia penal, los abogados de los niños y los profesionales de la salud mental son participantes importantes.

Es evidente, considerando los miles de casos en todo el mundo que siguen el mismo patrón, que la fuerza dominante para privar a las mujeres de su derecho humano de quedarse con sus hijos y protegerlos es el persistente patriarcado. A lo largo de la historia escrita, las mujeres nunca han tenido el derecho legal a la custodia, como la Dra. Phyllis Chesler documenta en su libro “Mothers on Trial” – Madres procesadas. Solo desde los setenta las mujeres han tenido suficiente poder como para cuestionar este histórico privilegio masculino, al menos en los países desarrollados. Y cuando sin darse cuenta lo cuestionan, simplemente intentando quedarse con sus hijos o protegerlos, se ven masacradas por sistemas instigados por hombres, diseñados para mantener esta prerrogativa paterna

Aunque la mayoría de los casos en los cuales las madres han sido muy directas en la defensa de su derecho a quedarse y proteger a sus hijos, conllevan abuso físico o sexual (comprensiblemente), incontables madres pierden la custodia, o la custodia principal en favor de hombres que simplemente quieren dejar de pagar la pensión de alimentos, o seguir controlando a la mujer que los ha dejado. Kelly Rutherford, la famosa actriz, es un buen ejemplo de esto y su caso ha obtenido mucha atención de los medios. Al padre se le empoderó para llevarse a sus hijos a Francia y Kelly tiene que viajar largas distancias para poder verlos.

Las leyes de custodia compartida y Friendly Parent – progenitor más colaborador, resultado del backlash – reacción violenta contra las mujeres que se han ganado el poder de dejar una relación, han ayudado enormemente a empoderar a los hombres para quitar los niños a sus madres. La mayoría de los Estados y países tienen alguna versión de estas leyes y políticas. Toda Dinamarca está bajo la custodia compartida impuesta, lo que ha conducido a una grave y divulgada crisis, y se han creado organizaciones para intentar dar marcha atrás a la ley. Sin embargo, incluso sin estas leyes, el sistema está diseñado para permitir la privación de los derechos de las mujeres.

INVESTIGACIÓN Y ESTADÍSTICAS

La investigación y las estadísticas confirman que cuando los hombres deciden que quieren quitar los niños a las madres que han sido el cuidador primario, son capaces de hacerlo en la mayoría de los casos, a pesar de que hayan sido padres negligentes, drogadictos, físicamente, sexualmente o emocionalmente abusivos o simplemente que no quieran pagar la pensión alimenticia. (Ver la página de recursos de on www.SafeKidsInternational.com)

VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS/CIVILES

Esta violación de derechos humanos/civiles general, está causando que las mujeres pierdan o no sean capaces de proteger a sus hijos de la discriminación de género. Las mujeres, por el hecho de ser mujeres, están siendo privadas del bien hacer de la justicia, de una protección igualitaria, de la libertad, de la seguridad y del bienestar de sus hijos y de ellas mismas, de la seguridad financiera, de la libertad de expresión, y de estar libres de la tortura y del trato degradante. Estos derechos se enumeran tanto en la Declaración universal de los derechos humanos como en las constituciones de cada país.

EVIDENCIAS

1. Formularios: Mujeres en todo el mundo están enviando sus historias sobre sus derechos violados a través de formularios que se adjuntan a esta denuncia. Esto sirve para el propósito de documentar la crisis y confirmar el patrón y la metodología usada para quitar y poner en riesgo a los niños
2. Redes sociales: Quizá la mayor evidencia de que los derechos de las mujeres están siendo sistemáticamente y metódicamente violados está en la página de Facebook de Safe Kids International. Desde que se abrió hace casi tres años y medio, las mujeres han estado enviando, comentando, dando a me gusta, enviando mensajes privados, mandando emails con sus historias de cómo han perdido a sus hijos cuando simplemente estaban intentando quedarse con ellos o protegerlos. La página de FB tiene 8000 me gusta, y alcanza aproximadamente 85.000 visitas.
3. La asociación de California de padres protectores: ha acumulado un registro de más de 3000 mujeres cuyos niños han sido injustamente quitados y puestos en riesgo.
4. Investigación y Medios: La página de recursos de Safe Kids International incluye una amplia investigación y otros tipos de pruebas, incluyendo información periodística y documentales, confirmando este patrón de violación de derechos de la mujer.
5. El departamento de justicia de EE.UU.: Se ha publicado un estudio realizado por Daniel Saunders, y hay otro realizado por Joan Meir, J.D. de la Universidad de George Washington confirmando esta epidemia. La Dr. Geraldine Stahly de la Universidad de California va a publicar un estudio en breve. Los resultados preliminares están disponibles.
6. La lista de Damon: Una lista corta de jueces y funcionarios del juzgado que han sido denunciados por conspirar en court-licensed abuse cases – casos en los que los jueces han quitado los niños a sus madres y se los han entregado a padres abusivos. www.courtlicensedabuse.com

AGOTAMIENTO DE LOS RECURSOS LOCALES

Mujeres (y unos pocos hombres) han intentado durante los últimos cuarenta años reformar la ley y las políticas y formar a los funcionarios a nivel local, estatal y federal. Sin embargo, parece que no ha tenido ningún efecto. Los funcionarios del juzgado son formados y se promulgan buenas leyes. Sin embargo, los jueces simplemente ignoran la ley, la evidencia y el sentido común en su celo por mantener su estatus quo. La poca supervisión sistémica es inefectiva. Los juzgados de apelación simplemente aprueban los fallos de los jueces de familia debido a la amplitud discrecional de la normativa y las comisiones éticas rara vez, o nunca, sancionan a los jueces en los casos de custodia.

Las mujeres se acercan al Congreso de EE.UU. y protestan anualmente delante de la Casa Blanca, pero son eficazmente ignoradas. Las mujeres están intentando que las comisiones locales y estatales sobre la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer se encarguen del problema, pero hasta ahora no ha habido suerte. Sin embargo, desde el momento en que se ha convertido en una crisis internacional y no en el fruto de las acciones de un Estado individual, el problema tiene que ser gestionado por un organismo internacional de los derechos humanos.

PETICIONES

Solicitamos por la presente:
1. Reconocimiento público de las Naciones Unidas a través del Secretario General Ban Ki-moon y de UN Women’s Phumzile Mlambo-Ncgucak del patrón generalizado de violación de derechos humanos que está provocando que las mujeres pierdan a sus hijos y que no sean capaces de protegerlos.
2. Intervención en los casos enviados, que tienen documentación acreditativa.
3. Formación de un comité, constituido por víctimas y expertos, para considerar la formulación de políticas y el desarrollo de estrategias destinadas a acabar con esta discriminación y opresión de las mujeres.

Entregado respetuosamente, el 1 de Agosto del 2015.

ACERCA DE LAS ORGANIZACIONES DECLARANTES Y EL AUTOR DE LA DENUNCIA

Safe Kids International es una organización de redes sociales formada para exponer el tema del “court-licensed abuse”— la epidemia de jueces otorgando la custodia o visitas no tuteladas con padres abusivos.

The Women’s Coalition es una organización nueva cuya función primaria es como comité de acción política. Women´s Coalition surge de Save Kids International, y se diferencia de éste, en que incluye A TODAS las mujeres, a las que se les ha quitado a los hijos, tanto si hay abuso como si no lo hay. Women´s Coalition se creó con la premisa de que la causa fundamental de la crisis de las mujeres que pierden a sus hijos es la diferencia de poder entre el hombre y la mujer en la familia.

Cindy Dumas, M.A. es la autora de esta denuncia. Le quitaron a sus hijos después de una larga batalla para poder quedarse con ellos y protegerlos. Estaba cursando un programa doctoral en Psicología de la Salud cuando su hijo Damon comenzó a hablarle sobre abuso sexual a la edad de seis años. Después de casi dos años de intentar protegerle con el sistema, se llevó y escondió a sus hijos. Después de más de tres años escondidos, negociaron con la D.A y el juzgado de familia volver habiéndole asegurado que Damon sería escuchado y protegido. No lo fue. Le quitaron a sus tres hijos y no los pudo ver durante más de un año mientras fueron manipulados y coaccionados (brainwashed) por un psicólogo falto de ética que les hizo creer que su padre no había abusado sexualmente de Damon. Después de un año y más de 20.000$, se convenció a los dos hijos mayores para que actuaran como si Damon no hubiera sufrido abuso sexual. Sin embargo, no lo lograron con Damon, que se escapó a vivir en la clandestinidad durante dos años para evitar vivir con su padre o ser llevado a un lock-down camp – campamento o internado (amenaza realizada por el juez e incluida en la sentencia) – el último recurso al que acuden los juzgados si no consiguen romper su voluntad de vivir con su madre y aceptar la autoridad del padre. Mientras estaba en la clandestinidad intentó obtener una orden de alejamiento, archivar los cargos penales, emanciparse o cambiar la custodia a su madre a través de abogados gratuitos. Todo fue rechazado sin ninguna buena razón. Damon acabó casándose en el papel, lo que automáticamente le emancipó del padre sin necesidad de la firma del juez. Finalmente pudo regresar a casa, a terminar los dos últimos años de bachillerato y ahora prospera en el Universidad de California Los Ángeles. Cindy continúa intentando parar la masacre de mujeres y niños a través del activismo. Tiene una gran esperanza en que las Naciones Unidas reconocerán oficialmente esta grave crisis de los derechos humanos que está ocurriendo en los países desarrollados y creará un comité para ayudar a pararlo.