Demasiado ego masculino en la política…

Dedico esta entrada a una reflexión que me ha surgido al leer este articulo de Berta Cao.

El cambio desde el patriarcado, no es cambio

Berta Cao habla de demasiada testosterona en la política, habla de que ninguna formación política recoge verdaderamente las necesidades feministas. Y, pensé que quizá las mujeres cansadas de minutos de silencio necesitábamos una candidata mujer como Ada Colau y como Manuela Carmena. Tenía puesta la esperanza en Lidia Falcón, para que recogiera el voto feminista. Me hubiera gustado que se presentara sola, como el partido feminista.

Desde que Baltasar Garzón lanzó la iniciativa de La Izquierda he seguido esperanzada sus progresos. Hoy me ha vuelto a pasar al escuchar su vídeo para la presentación de La Izquierda, he conectado con su mensaje.

 

Quizá todo lo difícil que ha sido unificar a la izquierda estos meses, todos estos egos masculinos queriendo ponerse medallas, quizá haya conducido a este momento, en que las mujeres han de tomar el testigo y empezar a tejer LA RED DE SORORIDAD de la que siempre habla Marcela Lagarde, quizá sea la oportunidad de escuchar la voz de las mujeres y de los hombres feministas, que apuestan por un nuevo orden mundial de paz, cooperación y respeto.