Debate de los cuatro candidatos a las elecciones del 20D.

Me gustó Pablo Iglesias ayer.

Me pareció calmado, serio, respetuoso, preparado, abierto, honesto.

Me gustó que hablara de paz en el conflicto de Siria. Yo también recuerdo mi ansiedad ante la posición de Aznar, al igual que Iglesias, y para variar prefiero intentar el camino de la paz.

Me gustó que nos recordara la corrupción de PP y PSOE.

Me gustó que hablara de bajar al pueblo y escuchar a los distintos interlocutores.

Yo también como él, no tengo ningún problema con el referéndum de Cataluña.

Me gustó que hablara de pagar mejores sueldos, acceder a mejores trabajos, para cotizar más a la seguridad social y solucionar el problema del colapso del sistema de pensiones públicas. Aunque me gustaría que LAS MADRES A TIEMPO COMPLETO O PARCIAL PUDIÉRAMOS COTIZAR AL SISTEMA.

Me gustó que hablara del impuesto a los bancos, o a los yates, .

Me gustó que hablara de la necesidad de viviendas para que las mujeres puedan protegerse del violento antes de la denuncia. Esto ya es un reconocimiento del sinsentido de denunciar y volver a casa.

Me pareció que de forma bien paciente, le recordó a Soraya Sáenz de Santamaría, que ESCUCHARA que RESPETARA EL TURNO DE INTERVENCIONES, pues no paró en todo momento de interrumpir a todos, incluida la periodista moderadora, como si estuviera en una posición de superioridad frente a los demás, lo cual es surrealista, teniendo en cuenta que estaba ahí porque Rajoy se escondió detrás de ella, para no dar la cara. Es bien curioso que las acusaciones de corrupción no le importaran lo más mínimo, y estoy de acuerdo con Iglesias en que estando tan arriba en la cúpula que no supiera nada del tema, me deja perpleja y preocupada, al no ser que mienta descaradamente. No sé qué es peor. Me pareció dura, insensible, un pedazo de hielo. Aunque también dejó claro su falta de humildad o su exceso de arrogancia en no reconocer su responsabilidad en el aumento de personas pro-independencia en Cataluña. Lo cual me lleva a pensar que puedo extrapolarlo a todas y cada una de las leyes que han aprobado con todos los partidos en contra. ELLOS NUNCA SE EQUIVOCAN, SIEMPRE LOS OTROS. Con todos mis respetos, y salvando las distancias…actitud igual al de un MALTRATADOR, la de estar en posesión de la verdad y con el derecho a no escuchar a nadie, y a imponer a todos su posición. También me deja perpleja, frustrada, triste, que a pesar de todo, sus votantes, quizá, son iguales a ella, LES DA IGUAL LAS ACUSACIONES DE CORRUPCIÓN, porque ponen en una balanza lo bueno y lo malo, y mientras lo que ellos consideran bueno exista, LO MALO DA IGUAL. Pero, ¿qué clase de país o de sociedad mayoritaria tenemos, que les da igual que sus políticos roben, dejen agujeros, que como bien dijo Iglesias, terminan en indultos, y que hay que pagar con la disminución de la dependencia, de la educación, de la vulnerabilidad de niños y mujeres víctimas de violencia? Pues es una sociedad, la española, donde hay muchas personas que no se guían por los valores de honor, lealtad, bondad, libertad. Si fuera un país donde la mayoría de las personas se guiaran por valores, el PP no sería la candidatura que está hoy en primer lugar, se hubieran caído con todo su equipo. Para las personas que nos guiamos por valores… hay un antes y un después de la violación de los valores, e implica IRREMEDIABLEMENTE, la ruptura de la confianza para siempre.

Además, me pregunto, si cada candidato se dirigió a sus votantes, ¿cómo puede ser que Podemos vaya en último lugar? ¿Es que acaso, la gran parte de los españoles, tienen yate o desahucios, o no llegan a final de mes, o tienen mierderas pensiones de viudedad?

Rivera… ¿la segunda fuerza? Me pareció nervioso, inseguro, anclado en el corto plaz-ismo. Por no hablar de las noticias sobre su posición sobre reducir a las mujeres la baja de maternidad de cuatro a dos meses, o de su plan de legalizar la prostitución, o que la marcha contra las violencias machistas demoniza al varón, o el colmo que remató ayer con que aumentara la natalidad para solucionar el problema de las pensiones.

Tampoco me gustó Sánchez. Sus propuestas me parecieron vagas, y se centró en el “Tú más” y en culpar a Rajoy de todos los males. No es momento de culpas, es momento de con humildad cada cual que reconozca lo suyo, y es momento de construir.

¿Acercar posiciones? Es una utopía. Cuatro ventanas diferentes, por las que el mundo se vé desde distintas perspectivas, que en gran medida dependen de la ideología/temperamento de cada cuál.

Pues, señores y señoras, a mí me pareció que Iglesias era el candidato a presidente que más me convenció ayer, y sus vaqueros, me hacen sonreír pues yo también visto casual, siempre, y para mí son un símbolo de novedad, de cuestionamiento de la obsolescencia, de esperanza de un nuevo mundo de paz y concordia.