Claudio Naranjo – Para cambiar el mundo hay que cambiar la educación.

Quería dedicar esta entrada a las reflexiones de Claudio Naranjo sobre la educación.

Imagen relacionada

Siempre digo que resueno profundamente con el monólogo de Claudio Naranjo. Veo que el orden patriarcal en el que vivimos  necesita personas obedientes sin conciencia crítica, no seres humanos equilibrados sanos emocionalmente, libres y bondadosos.

Al ir seleccionando las citas a incluir en esta entrada, no he podido evitar pensar lo evidente que es para mí, que los hilos del poder utilizan al ser humano como un monigote, manipulable para un destino, ser esclavo del sistema económico.

No he podido evitar pensar, qué poco libre es el ser  humano, de vivir una vida libre, digna, consciente.

Qué poco libre es el ser humano para poder salirse de los límites de la sociedad opresora.

Quizá la única libertad posible es la libertad interior, de empezar uno mismo el camino de sanación, equilibrando sus tres cerebros, cabeza, corazón, instinto.

Esta educación sirve para domesticar a la gente de generación en generación para que sigan siendo unos corderitos manipulables por los medios de comunicación.

El mundo civilizado es un mundo domesticado y la enseñanza y la crianza son instrumentos de esa domesticación.

Los jóvenes están muy dañados afectiva y emocionalmente por el hecho de que el mercado laboral se traga a los padres y ya no tienen disponibilidad para los hijos. Hay mucha carencia amorosa y muchos desequilibrios en los niños. No puede aprender intelectualmente una persona que está dañada emocionalmente.

La educación enseña a la gente a pasar exámenes, no a pensar por sí misma.

A la gente se le quiere forzar a una educación irrelevante

Tenemos una civilización enferma.

Yo pongo énfasis en que somos seres con tres cerebros: tenemos cabeza (cerebro intelectual), corazón (cerebro emocional) y tripas (cerebro visceral o instintivo). La civilización está íntimamente ligada por la toma de poder por el cerebro racional.

La plenitud la puede vivir sólo una persona que tiene sus tres cerebros en orden y coordinados.

Al sistema le conviene que uno no esté tanto en contacto consigo mismo ni que piense por sí mismo.

Por mucho que se levante la bandera de la democracia, se le tiene mucho miedo a que la gente tenga voz y tenga conciencia.

Para uno que ya tiene el interés en salir de la prisión de lo intelectual, es muy importante la disciplina de detener la mente, la disciplina del silencio, como se practica en todas las tradiciones espirituales: cristianismo, budismo, yoga, chamanismo…

El modelo de desarrollo económico de hoy ha eclipsado el desarrollo de la persona.


Fuente:

“Esta educación le está robando a la gente su conciencia, su tiempo y su vida

“Hay que alejarse de la educación como proceso de domesticación”

“Todos somos víctimas de una sociedad enferma” – Claudio Naranjo, psiquiatra chileno

Claudio Naranjo – la educación felíz del niño

¿La Ayahuasca puede curar las heridas del pasado?

Educacion para el amor, por Claudio Naranjo

Claudio Naranjo presenta: Carácter Y Seres Realizados