Carta a Plataforma Sombra solicitando ayuda para las madres acusadas de SAP.

Plataforma Informe Sombra

Buenas tardes,

Me dirijo a ustedes para saber si en las firmas que recogen para el Informe Sombra, sirven también las firmas de las madres víctimas de SAP. Recoger en una base de datos, los casos de todas nosotras, sería una puerta a la esperanza de salir del círculo vicioso en el que nos hayamos. Si podemos firmar, por favor, dígame dónde, y cómo nos unimos al CEDAW.

Somos muchas, algunas llevan hasta 12 años en la lucha jurídica por la libertad de sus hijos del régimen de visitas, algunas intentando recuperar la custodia. Hay muchas mujeres que como Doña Ángela después de años de maltrato se deciden por el divorcio, para ver que el divorcio no acaba con el conflicto, se abre otra etapa en la que el maltratador usa la justicia como arma de violencia.

La reforma del Código Penal, es una encubierta legalización del SAP, que fortalece al maltratador. Ahora es más delito que nunca no cumplir con el régimen de visitas. En la práctica un maltratador no pierde la patria potestad, ni el derecho al régimen de visitas, o a la custodia.

En los juzgados de familia, se transforma en deber el derecho de los hijos de relacionarse con el padre. Se paran en este derecho de la Convención de Derechos del niño, en lugar de primar su derecho a la seguridad. Se tergiversa y manipula el Interés  Superior del Menor, y se adapta al SAP, a los derechos del patriarcado, minimizando la conducta del abusador, los jueces ignoran o no tienen en consideración la conducta destructiva que desarrollan en privado los maltratadores, sus efectos sobre madres e hijos y las múltiples tácticas que utilizan para enmascarar sus efectos de cara al exterior. Los jueces tienen una esquizofrenia cuando en familia sale a relucir la violencia no judicializada al hablar de custodia o del régimen de visitas, o sale a la luz la férrea resistencia de los menores a relacionarse con el padre violento. No tienen una auténtica experiencia en violencia de género y con facilidad se dejan seducir por la aparente personalidad del abusador. Aceptan informes periciales por peritos que escriben libros de SAP, que se declaran públicamente defensores del SAP, que salen en los medios declarando abiertamente su defensa al SAP, que no son inhabilitados por los colegios de psicólogos. Los jueces rechazan las pruebas y estudios de que SAP no existe. Aceptan informes realizados sin anamnesis incompletas. No tienen en cuenta los puntos de vista del niño. Se usa la coacción y la fuerza para imponerle bajo amenaza de pérdida de custodia de la madre o de ingreso en prisión a relacionarse con el padre rechazado. No se tiene en cuenta la exposición del menor a la violencia familiar como forma de maltrato y  los tribunales de familia no muestran  una actitud proactiva de detección de situaciones de violencia y abuso. Un maltratador puede representar de forma convincente el papel de ser un hombre injustamente tratado, y podrán en serio peligro a sus hijos en las visitas. Se ignora el favor fili, la plenitud de derechos constitucionales del menor, que se respeten sus necesidades incluidas las emocionales, y su derecho a una familia igualitaria.

Muchas gracias, por este trabajo que saca a la luz, la situación de discriminación de las madres en España.

Con la esperanza de un mundo mejor, más igualitario, y pacífico.

Un saludo