Carta a los partidos políticos sobre la política feminista.

Me dirijo a ustedes para saber cuál es su política feminista, entendiendo dicha política como su compromiso, su ideología o posición frente a:

  • La igualdad.
  • La no legalización de la prostitución.
  • El Informe Sombra y el suspenso en igualdad por la ONU.
  • La disminución de las órdenes de alejamiento y las denuncias, y el aumento de los divorcios contenciosos (las mujeres buscan salidas menos traumáticas que el juzgado de violencia).
  • La desconfianza entre las mujeres del juzgado de violencia.
  • Detrás de la orden de alejamiento viene el régimen de visitas.
  • El dinero que el Estado invierte en Mediación y Puntos de encuentro (política de padres) frente a las ayudas a las madres, casas de acogida, ayudas a hogares monoparentales, etc.
  • La condena por negligencia de la ONU por el caso de doña Ángela González.
  • La marcha contra las violencias machistas del próximo día 7 de noviembre.
  • El movimiento backlash neomachista, que supone una involución de los derechos de la mujer y la infancia, que se extiende por occidente, y utiliza la amenaza de SAP – Síndrome de Alienación Parental – Conflicto de lealtades, contra las mujeres para evitar el pago de la pensión, o la denuncia ante maltrato o las denuncias por abuso sexual infantil. Y, cómo la teoría de este síndrome no aceptado por la comunidad científica internacional se ha filtrado en los gabinetes psico-sociales de los juzgados, se aplica en los Puntos de Encuentro, gestionados por empresas ultraconservadoras, dictando normas que parecen salidas del mismísimo maltratador, es aplicado y aceptado por muchos jueces, hasta el punto de que muchas mujeres de ese 80% que no denuncia y acude al juzgado de familia, se encuentra con que la amenaza del maltratador del “Y te quitaré los hijos” se convierte en una realidad cada día en los juzgados. Con frecuencia, los jueces imponen la “Terapia de la amenaza” obligando a los menores a convivir con el padre violento, separando durante meses y años por orden judicial a las madres de sus hijos, incluso mandando a la policía a recoger a los niños al colegio y entregárselo al padre a la fuerza. SAP es la unión de la justicia patriarcal y la psicología patriarcal. En medio, de este tinglado, nos sorprende ver la cifra de más de 40 muertes de mujeres en lo que va de año.
  • La epidemia de imposición de custodia compartida sin atajar las desigualdades de género:
    • No se habla de la pobreza de las mujeres post divorcio.
    • Se habla de la custodia compartida alegremente, sin considerar que significa NO PAGAR PENSIÓN de ALIMENTOS.
    • Según el informe de UN Women del 2015 sobre la situación de las mujeres españolas, alrededor del 40% reciben pensión de jubilación, frente al 97% de los hombres. Entonces, ¿Qué pasa con estas mujeres,  que no formamos parte de este 40%? Parece ser que a nadie le importa si vivimos, o morimos, o comemos o no.
    • Los sueldos de las mujeres suelen ser inferiores.
    • Las reducciones de jornada, las excedencias laborales por maternidad las siguen haciendo las mujeres.
    • Se evita hablar de qué el vínculo primario se establece con la madre y del enorme impacto de por vida que supone la custodia compartida en el sentido de separar al niño de la madre especialmente cuando es muy pequeño
    • ¿Cuál es la opinión de los menores a todo esto?
    • Se transforma en obligación, el derecho del menor de relacionarse con el padre.
    • No se tiene en cuenta cuál ha sido antes del divorcio el progenitor que ha asumido el cuidado de la menor, y por tanto, ha renunciado parcial o totalmente a carrera profesional.
    • Se habla de custodia compartida, y se nos olvida que muchas veces va de la mano de SAP, porque es la estrategia de muchos padres que no han asumido el rol del cuidado hasta que llega el divorcio, y usan esta opción para no pagar pensión, o para quedarse con la vivienda familiar, para seguir oprimiendo a la mujer.
    • No se dice ALTO y CLARO que después del divorcio, el hombre se queda con su carrera, su pensión, su nivel salarial, y la mayoría de las veces lo edifica con el sacrificio y dedicación de la mujer que realiza el ingente trabajo no remunerado del hogar.
    • No se acepta que la dedicación de las madres cosecha un poderoso vínculo emocional con los hijos, y que por mucho SAP, mucha custodia compartida impuesta, el afecto no se impone, y a la fuerza solo se consigue una cosa, el rechazo y el odio.

“…la custodia compartida es recomendable para una minoría de familias separadas. Pero solo podría imaginármela en un mundo ideal futuro en el que la igualdad fuera la norma auténtica de convivencia privada y pública, la violencia de género fuera una patología social erradicada y la situación socioeconómica fuera buena en general. Pero en este mundo, aquí y ahora, las cosas no suelen ser así.

(…) Aquí y ahora hay violencia y desigualdad. El backlash sexista arremete de forma especialmente cruenta sobre las madres que se atreven a denunciar a los padres maltratadores y abusadores, delitos muy difíciles de probar en la práctica. Ellos para castigarlas, seguir controlando y pagar menos, luchan por la custodia y por las leyes que se la garanticen, bajo el pretexto de una igualdad mal entendida. En medio están los niños, viendo, oyendo o sufriendo en primera persona la ira o el abuso de un hombre que se cree con derecho a esa conducta y a los privilegios que exige. Los largos y complicados litigios por la custodia en muchas ocasiones ocultan esto, son el campo de batalla final del machismo, y por desgracia el instrumento actual de maltrato bendecido por la justicia cuanta ésta (más ciega que nunca) premia a estos padres con un contacto en el que la pesadilla vuelve a empezar para el niño” Consuelo Barea – Los inconvenientes de la Custodia Compartida.

  • Solo aproximadamente al  1% de los maltratadores, se les priva de la patria potestad.
  • Solo al 3% de los maltratadores se les priva del régimen de visitas. (Hay niños que han de ir a la cárcel a ver al padre, que ha asesinado a la madre)
  • La violencia institucional contra los menores, víctimas y testigos de violencia de género que han de repetir una y otra vez su declaración en los juzgados.
  • Muchos jueces aplican la convención de los derechos del niño según su ideología, imponiendo a los menores, la custodia compartida o un régimen de visitas en contra de su voluntad, sacrificando el derecho de los menores a vivir en paz, libres de violencia.
  • Los gastos extraordinarios que dan lugar al poder de veto o al yo pago mando.
  • Sobre la violencia de género, si consideran que es fruto de la discriminación, desigualdad, que deriva de una relación de poder y control, o simplemente es fruto de una relación entre iguales y del deterioro de la relación o de una carencia de habilidades de resolución de conflictos, solucionable con mediación.
  • Si ustedes consideran que existe la dicotomía padre amoroso, marido maltratador, o que el maltratador es un mal padre desde el momento en que trata mal a la madre, y que provoca el paso del patrón violento al hijo y de víctima a la hija.
  • De la facilidad con que el maltratador consigue la custodia porque las mujeres maltratadas llegamos rotas, enfadadas y emotivas a los juzgados.
  • Las madres a tiempo completo podamos cotizar al sistema de pensiones públicas.
  • Se tengan en cuenta en la Contabilidad Nacional el valor del trabajo no remunerado del hogar.
  • La propuesta de economía feminista de Silvia Federici, y su “Wages for Housework”, y el reconocimiento de que el trabajo remunerado no ha liberado a la mujer.

La violencia de género es en gran parte resultado de la “Motherhood penalty” – penalización que supone para la mujer la maternidad, y de la situación de desequilibrio económico que deriva del patriarcado mal que nos pese.

A todas las mujeres, que como yo, buscamos la dignidad y la libertad, nos gustaría que sus partidos tuvieran un compromiso con nosotras, para crear un mundo más igualitario. Gran parte de las leyes aprobadas por el PP han supuesto un endurecimiento del camino hacia la igualdad, con la disminución de recursos destinados a la violencia de género, el cierre de la oficina de UN Women, que ahora es más delito que nunca que un menor no quiera cumplir con el régimen de visitas, la ley mordaza, el aborto, la ley de responsabilidad parental y custodia compartida (SAP encubierto).

Quedo con la esperanza de que ustedes nos ayuden a crear un mundo mejor.

Por una maternidad protegida.