Balance después de dos años de escribir mi Blog.

Dedico esta entrada a Eva, mujer luchadora, espiritual, madre protectora que se haya perdida en el camino de protegerse a sí misma y a sus hijos de SAP, de la violencia institucional, de los hilos del poder que mueven el mundo y que siguen hoy en su guerra contra las mujeres.

Resultado de imagen de ateneaEva me contactó hace unas semanas y me preguntó si sigo en la lucha junto a las madres protectoras.

Esta entrada es la respuesta a esa pregunta, que escribo con gratitud hacia ella.

Hace dos años comenzó a gestarse el nacimiento de mi Blog. Empezó siendo un documento de Word, donde empecé a escribir mis primeros posts que se incorporaron en bloque a mi Blog cuando nació a finales del 2015.

El propósito era informar a otras mujeres que bien porque han denunciado, bien porque forman parte de ese 80% que no denuncia y opta por el divorcio, del difícil camino que comienza en ese momento.

Empecé a escribir con un inmenso cansancio vital de tanto sufrimiento e impotencia. Empecé a escribir llena de ira por la violencia institucional, por mi sorpresa al descubrir que los niños no tienen derechos, por mi decepción ante los poco derechos que tenemos las madres, y por la angustia que supone haber dado tu vida por la familia, y encontrarte casi veinte años después con las manos vacías en términos de materia, patrimonio y derechos.

Quise crear un Blog donde se concentrara la información, y una rápida lectura diera una visión global de que el divorcio o la denuncia no acaban con el horror, sino que el horror cambia de chaqueta y se convierte en el horror de no poder proteger a los niños.

En estos dos años,

He cursado el curso de Malos Tratos y Violencia de Género en la UNED, con el propósito de verificar, aprender, ahondar más en el tema,

He participado en distintos grupos de Facebook donde cada día he leído historias peores que la mía, sin duda, de madres que llevan años sin ver a sus hijos, mujeres atrapadas en otros países con sus hijos por los convenios internacionales, mujeres que han estado años en la cárcel por proteger a sus hijos, o a punto de estarlo por quedar atrapadas en los absurdos procesos judiciales que siguen empoderando al violento en contra de mujer e infancia, he leído historias vitales, de madres a los que el Estado roba a sus hijos para encerrarlos en Centros de Menores, muchos de ellos gestionados por empresas de ideología católica, supongo que para adoctrinar, para dar de comer a la Iglesia de forma encubierta. He leído historias de menores embarazadas y abusadas en dichos centros. He leído historias de abuelas a las que el Estado, arranca a sus nietos de ellas, cuando un violento ha matado a su hija. He leído las historias vitales de mujeres en las casas de acogida. He leído historias de niños que relatan su horror en los Puntos de Encuentro, de mujeres que son espiadas, y separadas de ellos por SAP. He leído como jueces que se posicionan a nuestro lado, son apartados de su ejercicio, por sucias maniobras. He leído peritos que han judicializado por los mismo, por proteger a las madres protectoras. He leído historias de madres protectoras que han perdido a sus hijos a manos del padre violento, y han luchado y luchan en la ONU, en los organismos oficiales para sacar a la luz, la complicidad del Estado.

He divulgado la labor de Women´s Coalition en todo occidente de recopilar y presentar casos de mujeres víctimas de esta guerra, y he traducido para ellos la versión al castellano.

Asistí a la imponente manifestación del 7N.

He tenido que cambiar de nombre en Facebook varias veces por ver mi perfil bloqueado.

He sentido el dolor, el cansancio, el miedo, la angustia, la impotencia, la ira de montones de madres protectoras.

Y, me he sentido enormemente impotente ante la incapacidad de aliviar su sufrimiento.

¿Dónde me encuentro hoy?

Mi Blog lo visitan de muchos lugares. De América latina tengo visitas de Argentina,  Perú, Colombia, Méjico, Brasil, Venezuela, Chile. De Europa, Italia, Francia, Portugal, Reino Unido, Alemania… Lo que me anima a empezar a escribir en inglés por si pudiera ayudar a mujeres que no hablen el castellano.

Me he dado cuenta de que la guerra contra las mujeres se haya detrás de tanto dolor.

Me he dado cuenta de que vivimos una civilización enferma, porque los hilos del poder así lo quieren y eso se traduce en leyes abusivas, acuerdos internacionales, contra mujeres e infancia, en perpetuar su pobreza, el concepto de Estado, de familia, de economía, de política, de enseñanza.

Así que me he dado cuenta de que las raíces de la guerra contra las mujeres son muy hondas, cumplen un propósito para los hilos del poder, y es arrebatarnos la fuerza de nuestra conexión con la espiritualidad, y las leyes del Universo, que elevarían la vibración del planeta. Es la fuerza de la luz, de la compasión, de la cooperación, de la paz…

Y, los hilos del poder lo hacen manteniéndonos pobres y esclavas. Garantizando que reproducción y producción están separadas.

Veo que nuestra lucha de guerreras de luz es al mismo tiempo materia y espíritu.

Volver a conectar con la Madre Tierra, y desarrollar una red de sororidad económica, donde empecemos a mover una economía paralela.

Volver a conectar con la espiritualidad, y equilibrar la energía yang del planeta.

Y, ahí me encuentro en este momento, indagando y después compartiendo, la fuerza liberadora de la sanación espiritual, y encontrando el camino a una materia abundante.

Espero que mi Blog como tú dices, querida Eva, siga llegando a muchas mujeres, y juntas logremos unir esfuerzos, construir puentes, salvar diferencias, sanar espiritualmente, elevar la vibración de la madre Tierra, y conseguir avanzar hacia la luz, la prosperidad, la libertad, y la paz.

Por esas madres protectoras sabias, fuertes, valientes.

Gracias Eva.